El primer ministro británico, Rishi Sunak, se ha enfrentado a críticas en las últimas horas por no estar en contacto con la realidad social ni un mínimo después de preguntarle a un hombre sin hogar en un centro de caridad si «trabaja en los negocios» y quería unirse al sector financiero.

Sunak, un exoperador de Goldman Sachs y uno de los hombres más ricos de Gran Bretaña, estaba cocinando el desayuno en un refugio para personas sin hogar en Londres el viernes cuando entabló una conversación con un hombre que se hace llamar Dean.

″¿Trabajas en los negocios?, preguntó el primer ministro a este hombre en un momento del discurso, dándole un plato de salchichas, tostadas y huevos.

«No, no tengo casa». Realmente no tengo un hogar», respondió el hombre.

Cuando Sunak le interpela por si le interesan los negocios y las finanzas, comentándole que él también trabajaba en el sector, le preguntó: ”¿Te gustaría dedicarte a eso?”.

“Sí, no me importaría”, respondió Dean. «Pero, no sé, primero quiero terminar la Navidad».

Críticas desde el laborismo

Angela Rayner, líder adjunta del opositor Partido Laborista, publicó en Twitter un fragmento del intercambio, calificándolo de “insoportable”, mientras que otro legislador laborista, Bill Esterson, calificó a Sunak de haber “perdido el contacto con la realidad”.

 

El más rico de Downing Street

Su ascenso a la jefatura del gobierno británico en octubre convirtió a Sunak en el ocupante más rico del número 10 de Downing Street, en un momento en que el país se enfrenta a una grave crisis del costo de la vida.

Akshata Murty, esposa del nuevo líder del Partido Conservador y primer ministro del Reino Unido, es una diseñadora y heredera de un imperio empresarial en la India.

Murty cuenta con una fortuna estimada en 730 millones de libras (840 millones de euros), según la lista de fortunas de 2022 del dominical británico Sunday Times, gracias a sus acciones en el gigante indio de tecnologías de la información Infosys, cofundado por su padre, Nagavara Ramarao Narayana Murty, a comienzos de los años ochenta.

 

DEJA UNA RESPUESTA