En el Partido Popular no todos coinciden con la estrategia de Pablo Casado. El discurso del líder del PP durante la sesión de investidura se pareció más al de la campaña electoral del pasado mes de abril, pasaron de 137 a 66 diputados, que al del pasado noviembre, cuando logró 89 escaños.

Diputados populares recuerdan que esa estrategia ya fracasó en el pasado y temen que si no moderan su discurso cederán terreno al partido de Abascal.

Según informa Público.es, desde la bancada ‘popular’ advierten: «Nos dicen que no somos democráticos porque no aceptamos el resultado de las urnas, y ese ha sido el comportamiento de Vox, que ha tachado al nuevo gobierno de ilegítimo». «Pablo ha hecho bien al ser el primero en darle la mano a Sánchez, es el líder de la oposición».

«Casado quiere que dejen de ser partido propio y queden anulados en la masa del PP. Esa era la idea original. Pero ahora están muy crecidos y con este gobierno van a crecer mucho más. Nosotros tenemos que ser otra cosa», defienden.

«Debemos liderar una oposición firme y seria y alejarnos de los discursos ultras» afirman desde el PP.