Artículo de Al Descubierto
Ciertos sectores políticos y sociales, normalmente escorados en la derecha y la extrema derecha española que se posiciona en contra de los movimientos soberanistas e independentistas, autodenominados “constitucionalistas”, en una clara aplicación del principio de transposición de Goebbels, a veces han tildado de xenófobos, nazis y fascistas al movimiento independentista catalán, movimiento que es apoyado por, aproximadamente, la mitad de la sociedad en Catalunya.

Así, adjetivos como “lazis” o “nazionalistas”, han sido relativamente comunes, pese a lo contradictorio que resulta que un movimiento que precisamente lo que busca es la libertad de poder decidir cómo organizar política y administrativamente el territorio en el que viven sean comparados con una ideología que se ha dedicado a aplicar gobiernos totalitarios, suprimir derechos humanos y provocar genocidios en masa.

Pero… ¿es realmente tan contradictorio? El espectro ideológico que tiñe la política en Catalunya refleja una complejidad y una variedad muy rica en matices, digna de estudio para cualquier amante de la ciencia política y de la sociología.

En contra del independentismo catalán los hay tanto de izquierdas (PSC, En Comú Podem), como de derechas (PP, Cs). A favor del independentismo catalán también los hay tanto de izquierdas (ERC), como de derechas (PdCat, PNC), e incluso en la extrema izquierda (CUP).

Sin embargo, así como hay una extrema derecha unionista, representada en Vox y, antiguamente, en la ya desaparecida Plataforma per Catalunya (además de todos los partidos ultraderechistas de ámbito estatal), ¿podría existir una extrema derecha independentista?

Pues sí. En las últimas elecciones catalanas, celebradas el 14 de febrero de 2021, sacaron 4.976 votos, el 0,18% de los sufragios, que se sumaron al 51,21% obtenidos por todos los partidos independentistas. Se trata del Front Nacional de Catalunya (Frente Nacional de Cataluña, en castellano), la única fuerza política de extrema derecha independentista que concurrió a los comicios.

Front Nacional de Catalunya
Front Nacional de Catalunya

Historia del Front Nacional de Catalunya

El Front Nacional de Catalunya es un partido político fundado en 1999 y presentado en sociedad el año 2013. Fue fundado por exmilitantes de Unió Democràtica de Catalunya, Esquerra Republicana de Catalunya y, sorprendentemente, también de Plataforma per Catalunya (PxC), una formación que precisamente se declaraba contraria al independentismo y que, tras su disolución, pasó a integrar mayoritariamente las filas de Vox. Otros, fundaron otro partido: Som Catalans (SOM).

Recreación del logo del FNC original. Autor: Jolle, 24/04/2005. Fuente: Wikimedia Commons (CC BY-SA 3.0.)
Recreación del logo del FNC original. Autor: Jolle, 24/04/2005. Fuente: Wikimedia Commons (CC BY-SA 3.0.)

Pero el nombre del FNC ya se había usado anteriormente. En 1940 se creó un grupo y posterior partido político denominado Front Nacional de Catalunya que trató de aglutinar a todos los sectores independentistas para hacer frente al régimen franquista (1939 – 1975) desde la clandestinidad.

Debido a estas características, tuvo un carácter mayoritariamente progresista, a pesar de que llegó a unir a muchas fuerzas políticas diferentes. Fundado por el histórico independentista Joan Cornudella i Barberà junto a varios exiliados catalanes tras la Guerra Civil Española, finalmente se disolvió en 1990, integrándose mayoritariamente en Esquerra Republicana de Catalunya (ERC).

Por lo tanto, ambos grupos no tienen nada que ver hasta el punto que antiguos militantes del FNC original denunciaron esta usurpación del nombre y pidieron que no se utilizara.

Debido a esto, en una nueva presentación del partido en 2014 de cara a las elecciones municipales y autonómicas de Catalunya de 2015, se renombraron como Bloque Democrático Nacional. Finalmente, no se presentaron a ninguno de estos comicios. Además, entre el año 2000 y 2014, sus líderes utilizaron la marca Unitat Nacional Catalana (UNCat) para evitar que se les relacionara con el ultraderechista Frente Nacional de Francia.

Sí lo hicieron en 2019 en el municipio de Ripoll, encabezado por Silvia Orriols, seguida de Fina Guix, quien era concejala por CiU en esos momentos, lo que produjo su cese inmediato. El FNC obtuvo 503 votos (un 9,44% de los sufragios) y Orriols tuvo la concejalía.

No obstante, tanto Silvia Orriols como el resto de la militancia del FNC en Ripoll abandonaron el partido por discrepancias con la dirección. Consideraban que la posición del partido era demasiado moderada sobre los temas nacionales y migratorios.

En 2015, con la disolución de UNCat, volvieron a emplear el nombre FNC y, además, en el apartado de su web donde describen su Historia, hacen suyo el histórico FNC y, además, buena parte de las raíces independentistas del nacionalismo catalán del siglo XIX, lo que sería un acto de revisionismo histórico.

Por último, el 14 de febrero de 2021 se presentaron a las elecciones autonómicas en Catalunya, obteniendo el 0,18% de los votos. Su cabeza de lista fue el presidente del Cercle Català de NegocisAlbert Pont i Serrano. El segundo de la lista fue Jaume Nolla i Martí.

Como no tenían representación, tuvieron que recoger avales, lo que consiguieron tras un recurso al habérseles negado más de 500 firmas en el plazo inicial estipulado.

Principales líderes y portavoces

Los fundadores del partido fueron Josep Manel Carmona Ortiz, Bonaventura Niubò Niubò, Jordi Casacuberta Pérez y Xavier Andreu Prat. Su actual presidente es, de hecho, Jordi Casacuberta.

Xavier Andreu tenía una tienda de antigüedades militares y había sido miembro del Círculo Español de Amigos de Europea (CEDADE), una organización neonazi fundada en 1966 que aglutinaba a todos los sectores neonazis, incluyendo exiliados de la Alemania Nazi a España, y que llegó a ser referencia del neonazismo europeo. Además, buena parte de los partidos políticos ultraderechistas españoles fundados en la Transición hunden sus raíces en la CEDADE, como Fuerza Nueva, de Blas Piñar.

Jordi Casacuberta fue dirigente del histórico partido independentista Estat Català, creado en 1922, además de militante de Reagrupament Català (RCat). En Estat Català conoció a Andreu a principios de los 90 cuando la sección juvenil del partido sufrió una fuerte infiltración del movimiento skinhead neonazi venida a su vez del grupo ultra del Barcelona F.C llamado Boixos Nois.

En 1999, Estat Català consiguió deshacerse de estos elementos ultraderechistas y fue entonces cuando Andreu y Casacuberta fundaron el Front Nacional de Catalunya. Sin embargo, entre el año 2000 y 2014 fundaron otro partido, Unitat Nacional Catalana (UNCat), fusionándose con Partit per la Independència, una escisión de ERC. El objetivo era evitar similitudes con el Frente Nacional de Francia (renombrado Reagrupación Nacional en 2018).

En una rueda de prensa realizada en 2013, se vio que sus principales líderes son Pere Soler y Miquel Àngel Rodríguez (Unió Democràtica de Catalunya, que formaba parte hasta 2017 de Convergencia i Unió, cuando se disolvió); Moisès Font, exconcejal de Olot y dirigente del PxC en Gerona; además de Jordi Casacuberta.

Por lo demás, a partir del análisis de las personas de las listas electorales en los últimos comicios en Catalunya, se puede también ver qué personas están detrás.

Entre los miembros de la candidatura había varios neonazis, supremacistas y xenófobos. Por ejemplo, a la lista electoral había 25 miembros de Renaixença Nacional Catalana (RNCat), un partido ultraderechista e identitario impulsado por el Moviment Identitari Català (MIC) en 2019, que pide la expulsión de los españoles y los musulmanes de Catalunya.

Concretamente, la número 10 por Girona era Montserrat Fontanet, que dio de alta RNCat al registro de partidos, junto con David Lloret (proveniente de UNCat) y Oriol Edo. David Lloret, junto a otros grupos relacionados con el MIC, presuntamente participaron en un entrenamiento con armas de fuego en una nave industrial, junto a algunos agentes de la Unidad Central de Recursos Operativos (UCRO) de los Mossos d’Esquadra.

La propia policía catalana y un juzgado investigaron en 2016 esos entrenamientos, de los que había pruebas de 2014. Se sospechaba que algunos agentes de la UCRO, una unidad acusada de seguimientos a políticos no independentistas, podrían haber estado adiestrando en tácticas policiales a ciertos independentistas radicales que estaban organizando grupos paramilitares.

El número 2 por Lleida era Alfonso Pérez Solera, administrador del grupo de Facebook de RNCat, que cuelga memes contra el multiculturalismo y la islamización en esta red social y donde tiene una imagen del grupo supremacista blanco finés Soldiers of Odin.

La número 5 por Barcelona era Rosa Maria Canela, también vinculada a RNCat. La número 53 por Barcelona era Mireya Gutiérrez de Pando, próxima al MIC en algunos momentos e impulsora del colectivo ultraderechista e identitario Defensa Cataluña, contrario a la llegada de inmigrantes.

En la lista también había miembros de Identidad Catalana (IdCat), un partido que se presentó a las elecciones municipales de 2011 en l’Hospitalet de Llobregat sin obtener representación. Esta formación utilizaba lemas como “Recatalanitzem l’Hospitalet”, “Ni Islam ni España” o “Heribert Barrera tenia raó”.

El fundador y presidente de IdCat era Xavier Pinell i Garcia, que iba de número 74 por Barcelona de la lista del FNC. En su cuenta personal de Facebook tiene imágenes y publicaciones ultraderechistas e islamófobas, como la bandera de guerra del Tercer Reich, emblemas de organizaciones supremacistas blancas americanas como los Proud Boys y los Three Percenters y símbolos neofascistas como la cruz solar y la cruz céltica.

Otro miembro de IdCat al FNC era Juli Nebot, que había sido el número 13 de IdCat y fue el número 42 del FNC por Barcelona.

Finalmente, también había candidatos provenientes otros partidos. Por ejemplo, el número 25 por Barcelona era Salvador Bonada, exmilitante de Demòcrates de Catalunya que fue polémica durante las primarias de Barcelona en las elecciones municipales de 2019 en Barcelona por sus tuits machistas y racistas.

El número 29 por Barcelona era Ramon Reixach, antiguo concejal de CiU en Mataró entre el 2007 y el 2011 y que había participado en el blog ultracatólico y ultranacionalista español Germinans Germinabit.

Y la número 15 por Girona era Sandra Prats Cervera, que antes de ir con el FNC pedía el voto por Vox y elogiaba la figura de Francisco Franco.

Programa e ideología del Front Nacional de Catalunya

El Front Nacional de Catalunya centra sus pilares programáticos e ideológicos en la independencia de Catalunya, que además exigen de manera unilateral; en el establecimiento de la lengua catalana como idioma único en Catalunya, relegando al castellano a una segunda lengua; y el fin de la inmigración, adoptando el discurso de la nueva derecha radical que puede verse en partidos como Vox o en figuras como Donald Trump.

En redes sociales y en la web, durante la campaña, trataron sin embargo de centrarse sobre todo en propuestas de índole social y económica, además de en la cuestión independentista:

Sin embargo, sus posturas sobre la regulación de la migración en Catalunya también protagonizaron algunos debates, como se desprende de otros tuits:

En Facebook también distribuyeron varias imágenes atacando a la religión islámica y a la inmigración, poniendo ejemplos de países como Bélgica o Francia que habían aprobado decisiones drásticas sobre estas cuestiones.

Además, tanto en su decálogo como en su programa electoral y en su visión del Estado Catalán, se desprende también un discurso contra la inmigración, de nuevo, con un relato muy parecido al de Vox y otros partidos similares, pidiendo la repatriación y no favorecer a las mafias del tráfico de personas; una política económica neoliberal basada en la reducción impositiva a las grandes empresas y clases altas; y tintes ultranacionalistas, como la creación de la Occitanoromania, una hipotética esfera social, política y cultural que va más allá de Catalunya y que, como reconocen, es similar al concepto de Hispanidad y que por ejemplo Vox reivindica también mediante la creación de un concepto propio, la Iberosfera.

Una de las imágenes compartidas por el Front Nacional de Catalunya, partido de extrema derecha independentista, en Facebook. Autor: FNC, 09/12/2021. Fuente: Facebook
Una de las imágenes compartidas por el Front Nacional de Catalunya, partido de extrema derecha independentista, en Facebook. Autor: FNC, 09/12/2021. Fuente: Facebook

También se observa la defensa de la familia tradicional como pilar de la sociedad, el derecho a portar armas a toda la ciudadanía catalana, el servicio militar obligatorio para “jóvenes que en el momento de cumplir 20 años que no tengan contrato de trabajo o no hayan cotizado al menos 24 meses” además de formación obligatoria “en el uso de armas a personas entre 20 y 45 años”.

No se hace absolutamente ni una mención a los derechos de las personas LGTB ni a las minorías étnicas o religiosas, más allá de garantizar la libertad de culto. Aunque no hacen mención a la Iglesia católica, el hecho de que en su logo aparezca una cruz de Sant Jordi, del mismo modo que en UNCat, da que pensar.

Sin embargo, el FNC ha denunciado en reiteradas ocasiones que se les tilda de extrema derecha independentista de manera injusta y equivocada. También han adoptado el mismo discurso de la nueva derecha radical, acusando de censura y de manipulación cuando se les señala su xenofobia.

Se definen como republicanos y socialconservadores.

De hecho, la inclusión de ciertas políticas en favor de los trabajadores, como la subida del Salario Mínimo Interprofesional (SMI), el impago de la deuda pública o el rechazo explícito del fascismo clásico, hace que el FNC se parezca mucho a partidos políticos como Reagrupación Nacional (Francia) o Alternativa para Alemania, pero asumiendo los postulados independentistas más radicales.

No obstante, a pesar de este intento de encuadrarse en la alt-right, las cabezas visibles del partido están o han estado relacionadas con organizaciones ultraderechistas como el Moviment Identitari Català (2015) o Identitat Catalana.

Además, la historia de la formación también es reveladora. Por ejemplo, la Unitat Nacional Catalana (UNCat), partido político marca blanca del FNC, usaba como uno de sus símbolos el número 33, proveniente del lema “Cataluña Catalana”, puesto que la tercera letra del alfabeto es la letra “c”. Este tipo de anagrama es el mismo que utilizan los neonazis que adoptan como símbolo el número 88, que representa al lema “Heil Hitler”, aplicando la misma lógica.

UNCat también utilizaba otros lemas como “Parla català o emigra” y “Suficient inmigració”.

Conclusiones sobre la extrema derecha independentista en Catalunya

Lo expuesto anteriormente permite concluir que el Front Nacional de Catalunya (FNC) es un partido político que, aunando independentismo con postulados ultraderechistas, busca adherirse a las estrategias de la nueva alt-right para defender las mismas ideas de los movimientos supremacistas catalanes de la escena neonazi y skinhead catalana.

La Renaixença, publicación de finales del siglo XIX cuya simbología es utilizada por la extrema derecha independentista.

nivel europeo, existe un partido político muy parecido: Vlaams Belang, Interés Flamenco en castellano, un partido político ultranacionalista, xenófobo, supremacista y ultraconservador de Bélgica que busca la independencia de la zona de Flandes. O Aitheantas Éire, partido ultraderechista irlandés, sin representación.

La Liga, en su momento denominado Liga Norte, en Italia, también tuvo aspiraciones secesionistas, pero las abandonó para poder presentarse como el partido ultraderechista de referencia del país en 2010.

Estos movimientos supremacistas catalanes se han relacionado históricamente en grupos marginales muy reducidos, como los skinheads, los grupos ultras de fútbol, o las asociaciones Moviment Identitari Català (2015), Identitat Catalana o el partido Renaixença Nacional Catalana (2019), que a su vez tienen sus raíces en la Unió Catalanista, formación conservadora catalana fundada en 1892 y disuelta en 1936, y la Liga Regionalista, partido derechista y monárquico nacionalista catalán (1901 – 1936)

Estos grupos a menudo incorporan como símbolo el “ave fénix”, que fue utilizado por el nacionalismo catalán más temprano, en los inicios del movimiento cultural de La Renaixença’que en el siglo XIX trató de recuperar el uso del catalán tanto en la literatura como en el espacio público y entre las capas de la población que hablaban en castellano. Se simbolizaba con el ave fénix el “renacimiento” de Catalunya. Fue diseñado por el arquitecto Lluís Domenech i Montaner en 1880 para la cabecera de La Renaixença, revista dedicada la literatura y ciencia

Esta simbología puede verse también en el MIC y en Renaixença Nacional de Catalana, recordando a la tendencia de otros movimientos ultraderechistas de incorporar elementos iconográficos de épocas antiguas.

Como partido político, existe también Som Catalans, escisión en 2014 de la rama catalanista de Plataforma per Catalunya (PxC), fundado por Ester Gallego y Enric Ravello. Este último fue militante del CEDADE y del Movimiento Social Republicano (MSR), ambos grupos neonazis ya disueltos, y había dirigido las relaciones internacionales del PxC. También militó muy brevemente en ERC.

Guardan relaciones con Vlaams Belang, La Liga y Aitheantas Éire. Se presentaron a las elecciones en 2015 y 2019, sin obtener escaños.

Por lo tanto, aunque parezca extraño, la extrema derecha independentista, aunque es un fenómeno marginal, no es en absoluto nuevo.

Por supuesto, la práctica totalidad del independentismo en Catalunya rechaza de plano el fascismo y las ideas reaccionarias de estos grupos. Es por ello que, como ha sucedido con la extrema derecha global, han ido adoptando nuevas formas y nuevas estrategias para presentar una imagen renovada que oculte lo que en el fondo son las mismas ideas de siempre y que hay que dejar Al Descubierto.

Al Descubierto