En el nuevo equipo de gobierno de Nueva Zelanda, tras la victoria de Ardern el pasado 17 de octubre, la principal novedad ha sido la indígena mahori Nanaia Mahuta, que ostentará el cargo de ministra de Exteriores.

Durante su carrera política, Mahuta ya ha ocupado previamente cargos ministeriales en el gobierno local, el desarrollo maorí y el comercio.

«Tengo el privilegio de poder liderar la conversación en el espacio extranjero», dijo Mahuta, declaró en Radio New Zealand.

No obstante, han salido voces discrepantes en el sentido de clase social y es que, según RNZ, la nueva ministra de exteriores «está relacionada con la difunta reina maorí, Te Arikinui Te Atairangikaahu, y el actual monarca maorí, Kingi Tuheitia».

Pero aún así, su nombramiento se ha considerado como un acto simbólico, ya que es la primera vez, que a nivel internacional, podrá tener repercusión una persona maorí.

Esto, según la nueva ministra, «demuestra que nuestra cultura tiene un lugar a nivel internacional, que la gente ve la importancia de los maoríes y el punto de diferencia que el ser maorí aporta a ese rol», agregó.