ACNUR, la Agencia de la ONU para los Refugiados, pide reforzar la protección del personal humanitario en Sudán del Sur tras el ataque perpetrado por un grupo de hombres armados contra una agencia humanitaria internacional este fin de semana.

El ataque se produjo a primera hora del domingo 1 de diciembre, cuando unos hombres armados irrumpieron en las instalaciones de una ONG en Bunj, ciudad situada en la región de Maban County, en el Estado del Alto Nilo, agredieron brutalmente al personal y robaron sus pertenencias.

Puesta de sol en el campo de refugiados de Doro en el condado de Mabaan, en Sudán del Sur, junio de 2013. © ACNUR/UNHCR/Sebastian Rich

ACNUR condena firmemente este acto sin sentido dirigido contra profesionales humanitarios que trabajan para mejorar las condiciones de vida de las personas refugiadas y sursudanesas en situación de vulnerabilidad. Los ataques contra el personal humanitario en el país han aumentado en los últimos meses. Los actos violentos del domingo se producen tan solo un mes después del asesinato de tres profesionales de Naciones Unidas que se encontraban trabajando en la región de Ecuatoria Central.

El país más joven del mundo continúa siendo uno de los lugares más violentos para proporcionar y distribuir ayuda humanitaria. Garantizar la seguridad del personal humanitario se ha convertido en un desafío importante y un obstáculo recurrente para poder llevar la acción humanitaria hasta las personas que la necesitan con urgencia.

ACNUR reclama que se refuerce el respeto por el Derecho Internacional Humanitario y la legislación internacional sobre los Derechos Humanos para proteger de la violencia tanto a la población civil como a los trabajadores humanitarios, así como garantizar que los responsables de la violencia sean llevados inmediatamente ante la justicia.