Matt Bevin también perdonó a un asesino cuyo hermano recaudó 21,500 dólares para su campaña. 

El exgobernador de Kentucky Matt Bevin indultó a 400 presos de su estado poco antes de dejar su puesto el pasado 9 de diciembre. Entre estos indultos se encuentra el de Micah Schoettle, un pedófilo acusado de varios delitos sexuales, entre ellos la violación de una niña de 9 años con su hermana presente en la habitación, por lo que fue condenado a 23 años de prisión .

La decisión de indultar al reo se debe, para el político del Partido Republicano, a que «no hay pruebas» dado que el «himen de ambas estaba intacto».  «Puede que esto sea más específico de lo que las personas desearían, pero créanme, si un adulto ha violado sexualmente y en repetidas ocasiones a una niña pequeña, hay repercusiones físicas y médicas», ha insistido el exgobernador.

Esta decisión generó una ola de críticas por parte de expertos. Estos últimos afirman que no es necesario que el himen sea dañado para culpar a alguien por violación. George Nichols, exdirector de la medicatura forense del estado del medio este americano, ha asegurado específicamente que «la violación no se prueba con la penetración del himen». «No solo no se sabe la ley, en mi humilde opinión, no sabe sobre medicina y anatomía», ha aseverado con dureza Nichols.

El ultraconservador Matt Bevin, que perdió la reelección contra el demócrata Andy Beshear en una reñida votación el pasado noviembre, es el responsable de la aprobación en Kentucky de una de las leyes contra el aborto más restrictivas de los Estados Unidos, la conocido como Ley del Latido. Esta ley obliga a los médicos a mostrar y describir las imágenes del feto emitidas por el ultrasonido antes de abortar.