La Inspección de Trabajo ha detectado 8.076 falsos autónomos en plataformas digitales de reparto (Deliveroo, Glovo…) en apenas seis meses. Esas actas conllevan para las empresas el abono a la Seguridad Social de 13,6 millones por las cuotas impagadas.

La lucha contra la práctica empresarial de forzar a los trabajadores a darse de alta como autónomos cuando deberían ser asalariados es un objetivo del plan de lucha contra la explotación laboral, que entró en vigor en agosto del año pasado. Siguiendo esta instrucción, los inspectores han hallado 32.067 empleados que deberían cotizar en el régimen general, según la evaluación del Ministerio de Trabajo de los 11 primeros meses de este plan trienal, a la que ha accedido EL PAÍS.

Estas actas de la Inspección de Trabajo que se van conociendo en las que se obliga a dar de alta en el régimen general a los riders se ha saldado en los primeros seis meses con 8.076 nuevos asalariados cotizando a la Seguridad Social. Es decir, con sendos falsos autónomos a juicio de los inspectores.

Se abrirá ahora el pleito en los tribunales, que confirmará o refutará esta decisión del Ministerio de Trabajo. Los dos primeros juicios sobre actuaciones de la Inspección, en Valencia y Madrid, acerca del modelo laboral de estas plataformas han ratificado la decisión de los funcionarios de Trabajo.

Vídeo Recomendado:

Deja un comentario