El antiviral de origen cubano Interferón Alfa 2B se usó con éxito en China para hacer frente a la propagación del coronavirus Covid-19 y, a pesar de no ser una vacuna o cura contra la enfermedad, está demostrando buenos resultados por lo que ya 15 países solicitaron su adquisición.

“A día de hoy se han recibido solicitudes de más de 15 países para comprar el medicamento (Interferón Alfa 2B), lo que significa un reconocimiento al desarrollo de las biotecnologías de nuestro país”, ha dicho este miércoles el embajador cubano en Rusia, Gerardo Peñalver.

El vicegerente general de la firma cubano-china Changheber, el doctor Santiago Dueñas Carrera, ha aclarado que «se ha utilizado principalmente en médicos para aumentar su sistema inmune y que puedan enfrentar esta situación». La firma ya suministró más de 200.000 dosis, que también se aplican a pacientes, junto a otros retrovirales.  

Los científicos coinciden en que no se trata de una cura, pero que el fármaco podría resultar efectivo en el tratamiento de la COVID-19, sobre todo en fases tempranas de la enfermedad y los estudios científicos demuestran que es necesario combinarlo con otros medicamentos.

El interferón ya era conocido en China donde se usó para el tratamiento de enfermedades como la Hepatitis B y C. Inicialmente, el Gobierno cubano impulsó su desarrollo y comenzó a producir sus propios lotes de la molécula para combatir el cáncer y durante años lo usó para tratar varias enfermedades como el VIH. Por su éxito, hoy se reconoce su impacto favorable en el sistema inmunológico. 

El director de Investigaciones Biomédicas de La Habana, Enrique Guillén Nieto, explica que el interferón «participa a diferentes niveles en la señalización e inducción de la respuesta inmune» En otras palabras, se refiere a «la respuesta que todos desarrollamos ante la invasión de cualquier microorganismo».

Los científicos cubanos están intentando desarrollar un péptido para modificar la estructura de la célula por la cual ingresa el nuevo coronavirus y en caso de obtener buenos resultados, el proyecto será enviado a los laboratorios chinos para su prueba contra la pandemia.

Mientras los estudios por parte de los científicos para hallar la cura para el coronavirus están en marcha, diferentes países prueban varias combinaciones para tratar a sus pacientes, la OMS recientemente lanzó un ensayo clínico en múltiples países para probar cuatro combinaciones de medicamentos que han arrojado resultados: un medicamento antiviral experimental conocido como remdesivir, el medicamento antipalúdico cloroquina, una combinación de dos medicamentos contra el VIH y esos mismos dos medicamentos contra el VIH junto con el interferón beta antiinflamatorio.