Agentes de la Guardia Civil han intervenido en las localidades valencianas de Manises y Gandía más de 170.000 artículos pirotécnicos, con un peso aproximado de 90 kilos, que estaban almacenados de forma irregular en tres establecimientos, informa la Comandancia en un comunicado.

Una de las actuaciones tuvo lugar en un establecimiento de Manises, donde estaba almacenando y vendiendo artículos pirotécnicos sin contar con la preceptiva autorización de la Delegación del Gobierno, por lo que se procedió a formular la correspondiente denuncia administrativa y a intervenir 149.741 unidades de artículos pirotécnicos con un peso aproximado de 89,384 kilos.

Igualmente, en un establecimiento de Gandía, los agentes pudieron comprobar que en ese local se estaba almacenando más cantidad de artículos pirotécnicos de lo permitido en su autorización, por lo que se procedió a la incautación de un total de 17.230 unidades de material pirotécnicos con un peso de 2,587 kilos.

Por último, otro establecimiento también de Gandía, que no contaba con la autorización para la venta de material pirotécnico, se estaba dedicando a la venta de estos productos por lo que se procedió a la incautación de 3.800 unidades.