Podemos ha decidido abstenerse, condenando así al fracaso la investidura de Pedro Sánchez. Ya lo habían anunciado fuentes de la formación morada, cuya dirección ha estado reunida in extremis hasta estos momentos. IU, los comunes y Equo también emitieron su voto en el mismo sentido, al igual que ERC, Bildu, el PNV y Compromís.

Hasta el último minuto se intentó. Pablo Iglesias lanzó desde la tribuna una propuesta ‘in extremis’ rebajando la última posición de su partido y emplazando a Pedro Sánchez a seguir negociando. «Renunciamos al Ministerio de Trabajo si ustedes nos ceden las políticas activas de empleo«, ha dicho Iglesias desde la tribuna. En su escaño, Sánchez ha respondido con un gesto, negando con la cabeza. No ha sido suficiente.

No hubo ninguna opción. El secretario de Organización del PSOE y ministro de Fomento en funciones, José Luis Ábalos, llamó con antelación a otros grupos parlamentarios para comunicar que la investidura no saldría adelante. No había posibilidad de entendimiento.

A partir de ahora empiezan a correr dos meses (60 días) para que los partidos intenten negociar una nueva investidura tal y como recoge el artículo 172 del Reglamento del Congreso, por tanto el próximo lunes 23 de septiembre será el último día para pactar la investidura.

En caso de no haber acuerdo, el 24 de septiembre el Rey tendrá que disolver las Cortes y el BOE publicará la convocatoria electoral para unos nuevos comicios. Ese martes quedarán convocadas las nuevas elecciones que tendrán lugar en un plazo de 47 días, es decir, el 10 de noviembre.