El Consejo de Investigación de Seguridad (SIB) a cargo del accidente de avión que en diciembre de 2016 causó 47 muertos en Pakistán encontró un “fallo” de la aerolínea estatal Pakistán International Airlines (PIA) y una posible mala supervisión de la Autoridad de Aviación Civil.

De acuerdo con el informe preliminar del SIB, difundido hoy en Islamabad y al que ha tenido acceso Efe, la descolocación de una pala de turbina en el motor izquierdo llevó a que éste dejase de funcionar durante el vuelo y contribuyó a la actividad “anormal” de la hélice.

Según la normativa, esta palas deben cambiarse tras las 10.000 horas de vuelo y, a pesar de que el motor en cuestión pasó por mantenimiento a las 10.004 horas, un mes antes del siniestro, nunca fueron cambiadas.

“Dejar pasar tal actividad evidencia un fallo de la PIA (Garantía de Mantenimiento y Calidad) y una posible deficiencia o falta de supervisión por la Autoridad de Aviación Civil de Pakistán”, dice el informe.

Así las cosas, el SIB recomendó a la aerolínea que cumpla con la normativa en toda su flota, realice una auditoría del mantenimiento en áreas relacionadas, investigue la raíz del “fallo” ocurrido y tome medidas para que no vuelva a ocurrir.

La investigación, ordenada por el Ejecutivo paquistaní, está cerca de terminar, pero el consejo quiso compartir de antemano esta información por requerir atención “inmediata”.

El ATR-42 de PIA despegó de la norteña ciudad de Chitral rumbo a Islamabad el 7 de diciembre de 2016 y se estrelló en una colina del pueblo de Saddha Batolni, cerca de la localidad de Havelian, con 42 pasajeros a bordo, entre ellos dos austríacos y un chino, así como cinco miembros de la tripulación.

El país asiático vivió en 2010 una de sus peores tragedias aéreas cuando 152 personas murieron en el accidente de un avión en Islamabad.

Dos años más tarde, otro accidente de aviación acabó con la vida de 138 pasajeros cerca de la capital.

Deja un comentario