Timnit Gebru, una de las principales investigadoras en ética de la inteligencia artificial con las que contaba Google, fue despedida tras enviar un correo electrónico a un grupo interno de la compañía lamentando el «silenciamiento de las voces marginadas» y su despido conmocionó al mundo.

Timnit Gebru comunicó el pasado 3 de diciembre a través de Twitter lo sucedido y lo achacó a una represalia por el mensaje que había enviado a sus compañeros en el que se quejaba de no ser escuchada por la compañía y expresaba su frustración.

En el mensaje que parece que no gustó nada a sus jefes, Gebru escribió: «Tu vida comienza a empeorar cuando empiezas a abogar por las personas subrepresentadas. Empiezas a hacer que los otros líderes se molesten».

La investigadora solicitó a sus superiores cambios en las condiciones de trabajo y amenazó con dejar la empresa si estas peticiones no eran atendidas, algo que los responsables de Google consideraron que no podían atender y, por tanto, aceptaban de forma inmediata su renuncia al puesto.

Además, la compañía le ordenó retractarse de un trabajo de investigación, en el que analizaba el potencial de una herramienta de inteligencia artificial utilizada por Google y otras empresas de tecnología para imitar la escritura humana del discurso del odio y el lenguaje sesgado, según un informe de la radio pública estadounidense, NPR.

Una investigadora despedida por Google denuncia el "racismo institucional" de la compañía
Una investigadora despedida por Google denuncia el «racismo institucional» de la compañía

Más de 2.300 empleados y más de 3.700 académicos del mundo han firmado una carta pidiendo a Google explicaciones sobre el despido de la empleada

Según los responsables de Google, ciertos aspectos del correo que había enviado reflejaban comportamientos que no son lo que se espera de una directiva de Google.

Ya son más de 2.300 empleados de Google y más de 3.700 académicos del mundo los que han firmado una carta en apoyo a Gebru y que piden al gigante tecnológico explicaciones sobre el despido de la empleada de piel negra, investigadora de cuestiones de ética relacionadas con la inteligencia artificial (IA) y los motivos por los que se ordenó retirar su investigación.

«En lugar de ser aceptada por Google como una colaboradora excepcionalmente talentosa y prolífica, Gebru se ha enfrentado a una actitud defensiva, el racismo, censura en la investigación y un despido en represalia», dice la carta.

DEJA UNA RESPUESTA