Este lunes, la ministra de Derechos Sociales y Agenda 2030 y secretaria general de Podemos, Ione Belarra, y el exvicepresidente del Gobierno Pablo Iglesias han firmado un manifiesto en el que intelectuales, periodistas y representantes políticos de diferentes países reclaman la paz en Ucrania. El texto ha contado con la rúbrica de la eurodiputada y secretaria de Internacional de Podemos, Idoia Villanueva, la del ex Jemad Julio Rodríguez y el portavoz parlamentario de Unidas Podemos, Pablo Echenique.

En el manifiesto se recalca que la vía del diálogo es la única para solucionar el conflicto y se apuesta por la retirada de las tropas rusas y que Ucrania acepte convertirse en un país neutral para lograr así un «alto el fuego inmediato».

Bajo el título «Ucrania: ¡Paz ya!», el texto arranca explicando que «los efectos de la invasión rusa de Ucrania han sido devastadores: muerte, destrucción y millones de personas obligadas a huir de sus hogares». «Exigimos un alto el fuego inmediato y apoyamos las negociaciones para una paz plena y duradera. Las Naciones Unidas y otros organismos internacionales relevantes deben estar listos para garantizar cualquier acuerdo», exigen los firmantes del manifiesto, entre quienes se encuentran, además de los altos cargos morados ya citados, el exlíder laborista británico Jeremy Corbyn, el filósofo estadounidense Noam Chomsky, el expresidente de Ecuador Rafael Correa, el exministro de Finanzas griego Yanis Varoufakis y el presidente de la Fundación Cultura de Paz y exdirector general de la UNESCO Federico Mayor Zaragoza.

Ione Belarra y Pablo Iglesias firman un manifiesto por la paz en Ucrania / Imagen: EFE
Ione Belarra y Pablo Iglesias firman un manifiesto por la paz en Ucrania / Imagen: EFE

«El presidente Zelenski ha esbozado las dos condiciones más esenciales para la paz: las tropas rusas invasoras deben retirarse de Ucrania y Ucrania se convierte en un país neutral», añade el texto. Por eso, los firmantes del documento instan «a los Gobiernos y medios de comunicación a dejar de lado todo lenguaje beligerante y promover y fortalecer el diálogo sobre esta base. La escalada solo conducirá a más derramamiento de sangre, desplazamientos y daños económicos infligidos a personas inocentes».

En el documento también se reclama “hospitalidad y humanidad” para todos aquellos que huyen de la guerra y pide que esta no esté condicionada “por el país de origen”. “Es responsabilidad de los gobiernos y las autoridades públicas proteger y garantizar los derechos humanos. Instamos a la protección de todos los civiles que huyen o permanecen en sus hogares, evacuaciones a través de corredores humanitarios y garantías de alimentación y atención médica”, así como «eliminar la deuda de Ucrania» y «proteger el estado de bienestar y garantizar los derechos sociales» de los países no combatientes durante la crisis económica que ya azota al mundo entero.

Además de llamar a la acogida de refugiados ucranianos y a la reconstrucción del país, el texto hace un llamamiento «a los Gobiernos para que protejan el estado de bienestar, garanticen los derechos sociales para todos los ciudadanos y reduzcan la desigualdad. Es hora de que las grandes fortunas y las grandes empresas contribuyan equitativamente a la sociedad para que las rentas y los cuerpos de la inmensa mayoría no carguen, una vez más, con el coste de esta crisis».

Yolanda Díaz guarda distancias

El manifiesto ha sido compartido por la ministra de Igualdad, Irene Montero, sin embargo, quien no se ha pronunciado al respecto ha sido la vicepresidenta segunda y ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, como ya ha ocurrido en lo referente al envío de armas.

Tensión en el Gobierno de coalición

Las diferencias en el seno del Gobierno respecto a cómo afrontar la invasión rusa en Ucrania llevan semanas tensionando la coalición. Aunque, en un principio, Unidas Podemos apoyó la posición del Gobierno durante el estallido del conflicto, la decisión de enviar armas a Ucrania, la idea de aumentar el presupuesto en Defensa o el papel que está jugando España como parte de la OTAN y la Unión Europea han distanciado a los morados de la parte socialista del Ejecutivo.

De hecho, en los más de cincuenta días de la invasión rusa en Ucrania los roces no han cesado. El pasado 5 de abril, durante la intervención del presidente ucraniano, Volodímir Zelenski, en el Congreso de los Diputados, las diferencias fueron más notables que nunca. El secretario de Estado para la Agenda 2030, líder del PCE y miembro de Unidas Podemos, Enrique Santiago, fue de los pocos parlamentarios que, junto a diputados de la CUP y el BNG, no aplaudieron al jefe del Ejecutivo ucraniano tras su discurso a la Cámara Baja.

DEJA UNA RESPUESTA