13Shares

Ali Kazemi, de 22 años, ha sido ahorcado en una prisión de la provincia de Busher. La ejecución se programó y se llevó a cabo sin que fuera notificada al abogado de Ali Kazemi, como exige la legislación iraní.

Ali Kazemi fue declarado culpable de asesinato en relación con el apuñalamiento mortal de un hombre durante una pelea en marzo de 2011. Tenía sólo 15 años en el momento en que se cometió el delito. Según indica Amnistía Internacional, las autoridades penitenciarias y la fiscalía de Busher atormentaron a la familia de Ali Kazemi con mensajes contradictorios sobre si se iba a llevar a cabo la ejecución y cuándo se haría.

El 29 de enero comunicaron a la familia que se había programado la ejecución de Ali Kazemi para el día siguiente y que debían ir a la prisión de Busher esa tarde para hacerle una última visita. Sin embargo, esa misma tarde le dijeron que la ejecución se había suspendido. La mañana del 30 de enero, las autoridades llamaron a la familia para asegurarle que no se había llevado a cabo la ejecución, pero al día siguiente le comunicaron de forma repentina que esta acababa de tener lugar.

Al llevar a cabo esta ejecución extralegal, Irán está declarando en la práctica que desea mantener su vergonzosa condición como uno de los primeros verdugos del mundo de personas que eran menores de edad en el momento en que cometieron el delito”, ha declarado Magdalena Mughrabi, directora adjunta de Amnistía Internacional para Oriente Medio y el Norte de África.

Mughrabi señala que esta acción se trata de “un ataque en toda regla contra los derechos de los niños y niñas consagrados en el derecho internacional, que prohíbe tajantemente el uso de la pena de muerte contra personas que eran menores de 18 años en el momento del delito”.

Hace tiempo que el presidente de la Magistratura iraní debía haber intervenido y establecido una moratoria oficial de las ejecuciones de personas que eran menores de edad en el momento en que cometieron el delito”, ha indicado la directora adjunta.

La ejecución de Ali Kazemi se produce menos de un mes después de que Irán ejecutara, el 4 de enero, a Amirhossein Pourjafar, otro hombre que era menor de 18 años en el momento del delito.

Entre 2005 y 2018 se ejecutaron 87 personas a quienes los tribunales iraníes habían declarado culpables de delitos cometidos cuando eran menores de 18 años. Esta cifra incluye a cuatro en 2017 y a dos en lo que va de 2018, según los datos de Amnistía Internacional.

13Shares

Deja un comentario