En respuesta a los planes de las autoridades iraníes de ejecutar el 28 de junio a Hossein Shahbazi, de 20 años, cuya declaración de culpabilidad por un asesinato cometido cuando sólo tenía 17 años se basó parcialmente en “confesiones” obtenidas mediante tortura, Diana Eltahawy, directora adjunta de Amnistía Internacional para Oriente Medio y Norte de África, ha manifestado:

“Las autoridades iraníes deben detener de inmediato la ejecución de Hossein Shahbazi prevista para el 28 de junio. Imponer la pena de muerte a una persona que era menor de edad en el momento de cometerse el delito está prohibido por el derecho internacional de los derechos humanos e incumple las obligaciones internacionales de Irán. Seguir adelante con esta ejecución sería un ataque abominable contra los derechos de la infancia y supondría una auténtica burla de la justicia.

“Las autoridades iraníes deben anular el fallo condenatorio y la pena impuesta a Hossein Shahbazi y concederle un nuevo juicio con las debidas garantías y de plena conformidad con los principios de la justicia de menores, sin admitir “confesiones” obtenidas mediante coacción y sin recurrir a la pena capital. Pedimos asimismo a la comunidad internacional, incluidos los órganos de la ONU así como la UE y sus Estados miembros, que intervenga con urgencia para salvar la vida de este joven.

Hossein Shahbazi fue detenido el 30 de diciembre de 2018 y condenado a muerte el 13 de enero de 2020 tras un juicio manifiestamente injusto ante la sala tercera del Tribunal Penal núm. 1 de la provincia de Fars. Tras su detención estuvo 11 días privado de acceso a representación letrada y a su familia mientras era interrogado en la unidad de investigación de la policía iraní (Agahi) in Shiraz, provincia de Fars.

A continuación fue trasladado a un centro de detención de menores, donde estuvo varios días sin poder contactar con su familia; posteriormente se le permitió recibir la visita de su madre. Según fuentes con conocimiento de su caso, en esta visita presentaba hematomas en el rostro y parecía haber perdido peso. Actualmente está encarcelado en la prisión de Adelabad, en Shiraz.

Su fallo condenatorio se basó parcialmente en “confesiones” que, según él, había hecho tras sufrir tortura y otros malos tratos en el centro de detención de Agahi.

El Tribunal Supremo confirmó su sentencia condenatoria el 16 de junio de 2020. En su resolución, que ha examinado Amnistía Internacional, las autoridades judiciales reconocían que Hossein Shahbazi era menor de 18 años en el momento del delito pero aseguraban que ya había alcanzado el desarrollo mental y la madurez, según un examen llevado a cabo por Organización de Medicina Legal, institución forense del Estado.

Irán sigue imponiendo la pena de muerte a personas que eran menores de 18 años en el momento del delito, en incumplimiento de las obligaciones contraídas por el Estado en virtud del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos y la Convención sobre los Derechos del Niño. En 2020, las autoridades ejecutaron al menos a tres personas que eran menores en el momento del delito, y hay varias decenas más en el corredor de la muerte. Ese año, Irán llevó a cabo al menos 246 ejecuciones, asegurándose un vergonzoso segundo puesto en la clasificación mundial de ejecutores.

Amnistía Internacional

3 Comentarios

  1. Todos debemos enviar escritos de Clemencia.
    No solo los estamentos Oficiales.
    Noticias como estas en pleno siglo XXI producen horror y profunda tristeza.
    Animo a que llenemos de cartas al Gobierno Irani, para que asuman la norma sobre menores que se firmo por numerosos Países en la ONU, incluido IRAN

  2. Si cometió el asesinato, no me o pondría a que lo ejecuten aunque sea menor de edad. Cada vez hay más asesinatos y delitos realizados por menores que quedan impunes justamente por ser menores. Es un abuso.
    Me preocupa que ejecuten a una persona sin demostrar con pruebas que fue el autor del asesinato o con confesiones obtenidas por torturas.

DEJA UNA RESPUESTA