El Gobierno iraní defendió la importancia del grupo chií libanés Hizbulá y denunció que Estados Unidos trata de «intimidar» al Líbano, después de que el secretario de Estado norteamericano, Mike Pompeo, llamara a los libaneses a «sublevarse» contra Hizbulá.

«El Gobierno de EEUU no ha logrado cumplir sus objetivos siniestros en la delicada región de Oriente Medio y para imponer las políticas de dominio recurre a la táctica de intimidar y amenazar a otros», aseguró un comunicado del Ministerio de Asuntos Exteriores de Irán publicado en las últimas horas.

El portavoz de Exteriores, Bahram Qasemí, criticó que Pompeo hablara el pasado viernes en Beirut de «modo grosero e ignorante contra un importante sector político de ese país que cuenta con el apoyo popular de una considerable parte de la nación del Líbano».

Según Qasemí, Hizbulá es «un importante pilar» del Gobierno y el Parlamento libaneses y las acusaciones de Washington son «infundadas».

Pompeo instó a la sublevación porque considera que Hizbulá pone al Líbano en «peligro» y que las decisiones del grupo «están teleguiadas por Irán», país al que acusó de no desear la estabilidad del país árabe.

Al respecto, el portavoz iraní respondió que Irán respeta la soberanía libanesa y utilizará «todas sus capacidades para fortalecer la unidad interna del Líbano y los lazos bilaterales con ese país».

Qasemí subrayó, además, que esto es necesario para mantener la estabilidad en la región, combatir «el expansionismo del régimen sionista (Israel)» y luchar contra los grupos terroristas.

La República Islámica respalda a Hizbulá y forma junto a el grupo libanés, Siria y el movimiento palestino Hamás el llamado «Eje de Resistencia» contra Israel.

«Entendemos completamente la ira estadounidense ante el orgulloso papel de las fuerzas de la Resistencia (…) que han derrotado y llevado a un punto muerto los nuevos planes siniestros y coloniales de EEUU en la región», aseveró Qasemí.

En este sentido, el portavoz acusó a EEUU de planear «nuevas conspiraciones» para dar un mayor apoyo a Israel, citando el traslado de la Embajada estadounidense a Jerusalén y el reciente reconocimiento de la soberanía israelí sobre los Altos del Golán ocupados.

Israel teme la presencia de Hizbulá en el sur del Líbano y la de Irán en su vecino Siria, donde Teherán y el grupo chií libanés respaldan al régimen sirio de Bachar al Asad.