El Gobierno iraní indicó hoy que espera mejorar y tener «muy buenas relaciones» con Arabia Saudí y Emiratos Árabes Unidos (EAU), históricos rivales, como las que ya tiene con algunos de sus vecinos del golfo Pérsico.

«Tenemos muy buenas relaciones con Catar, Kuwait y Omán, y esperamos tener el mismo tipo de relaciones con Arabia Saudí, Baréin y Emiratos Árabes Unidos», indicó a periodistas Mohamed Yavad Zarif, ministro iraní de Asuntos Exteriores, durante la reunión ministerial del diálogo de cooperación asiática que se celebra en Doha.

Algunos de los Estados de la región de Oriente Medio, en especial Arabia Saudí, son rivales de Irán y cuentan con el apoyo de EE.UU. en sus intentos de contrarrestar la influencia de la potencia chií en Oriente Medio, que Washington considera peligrosa.

Irán está implicado en varios de los conflictos que asuelan la región con su respaldo al Gobierno sirio de Bachar al Asad, al grupo chií libanés Hizbulá, al movimiento palestino Hamás y a los rebeldes hutíes del Yemen.

“Los países de la región compartimos una historia, religión, destino e intereses comunes, nos enfrentamos al desafío del terrorismo y necesitamos trabajar juntos”, aseguró el ministro iraní.

Arabia Saudí ha traído una delegación de bajo perfil a la reunión ministerial, así como Baréin, mientras que Emiratos Árabes Unidos no ha hecho acto de presencia durante el encuentro.

Estos tres países tienen impuesto un veto comercial y diplomático a Catar, anfitrión de la reunión, desde junio de 2017 porque acusaron al pequeño emirato de apoyar el «terrorismo» y de acercarse a las políticas de Teherán, un extremo que Doha niega.

Fuente