La periodista Irantzu Varela ha sufrido una agresión por parte de uno de sus vecinos, exarquitecto municipal del Ayuntamiento de Basauri, que ha entrado en su casa en Bilbao al grito de «lesbiana de mierda» y «puta».

El agresor llamó a su domicilio para increparle por un asunto relacionado con unos cartones que había dejado en el rellano y tras una serie de agresiones verbales le propinó cuatro puñetazos en la cara.

«Había dejado unos cartones para reciclar y cuando volví a casa por la noche encontré un cartel con rotulador rojo y escrito en mayúsculas que no obstruyera y que no ocupara los espacios comunes. Es un portal enorme, para obstaculizar es muy difícil, entonces respondí en la misma nota que yo iba a reciclar cuando yo lo considerara. Cuando mis vecinos llegaron a casa, vieron la nota, me tocaron el timbre y apareció él con la caja de cartón en las manos, entró en mi casa y la tiró dentro, rompiendo un espejo por el golpe y me empezaron a insultar de una manera muy fuerte. ‘Lesbiana de mierda’, ‘puta’ y alusiones a mi vida personal y sexual que no venían a cuento para nada, de una manera muy despectiva y delante de su hija, que es menor de edad», explicó Irantzu Varela a elDiario.es/Euskadi.

«Me quedé estupefacta, y cuando pude reaccionar les dije que iba a acudir a la policía. Y es lo que hice. Llamé a la policía y me dijeron que pasara hoy a denunciar. He pasado antes por el urgencias para que me hiciera un parte de lesiones y he ido con el parte de lesiones a la Ertzaintza para poner una denuncia de agresión con agravante de lesbofobia porque había muchas alusiones a mi sexualidad», añadió.

Irantzu Varela sufre una agresión homófoba: “Me dio 4 puñetazos y me llamó puta y degenerada”
Irantzu Varela sufre una agresión homófoba: “Me dio 4 puñetazos y me llamó puta y degenerada”

Todo cambió a raíz de que empezaron a ver a Irantzu Varela con una pareja femenina

La periodista ha explicado que la convivencia vecinal era normal y cordial, llegando incluso a cuidar de su hija en una ocasión durante una emergencia, sin embargo, todo cambió a raíz de que empezaron a verla acompañada de una pareja femenina.

«Tenían ahí acumulado una especie de odio que no tenía nada que ver con reciclar o con los espacios comunes sino con mi orientación sexual y mi identidad», señaló Irantzu Varela.