Este jueves, la ministra de Igualdad, Irene Montero, acudía como invitada al coloquio organizado por el Colegio de Abogados de Madrid en donde, casi al final del acto, el decano José María Alonso ha hecho la siguiente reflexión: “No estoy de acuerdo en que tengamos que tener una justicia feminista, como no estoy de acuerdo en que tengamos que tener una justicia machista».

Además, tras asegurar que el colegio va a estar siempre “al lado de la igualdad, de la lucha contra la violencia de género, de la protección de las mujeres maltratadas y de la no discriminación”, el decano ha señalado que: “Tenemos que tener una justicia independiente, una justicia que no se incline ni hacia un lado ni hacia el otro».

Montero ha pedido entonces turno de palabra para replicarle por equiparar machismo y feminismo. “El feminismo es igualdad y es democracia. Ni feminismo ni machismo sitúa como dos proyectos igualmente opinables en la sociedad ambas cuestiones, pero el feminismo no está proponiendo lo contrario que el machismo, el feminismo está proponiendo que seamos todos y todas iguales. Les invito a reflexionar sobre ello honestamente a quienes no piensan así”, ha defendido Montero.

Irene Montero replica al decano del Colegio de Abogados de Madrid por equiparar machismo y feminismo
Irene Montero replica al decano del Colegio de Abogados de Madrid por equiparar machismo y feminismo

Y ha continuado: «Las mujeres no queremos ser más que nadie, queremos vivir en igualdad y les invito de verdad a que reflexionen porque parte de esos prejuicios de lo que el movimiento feminista propone aleja a muchos hombres, también a muchas mujeres, de las propuestas políticas del feminismo. Y estamos proponiendo, simplemente, que podamos vivir en igualdad con todos nuestros derechos garantizados”.

«La lucha feminista es una lucha para igualar el poder que hombre y mujeres tenemos en la sociedad, una lucha de la que son protagonistas las mujeres porque somos más de la mitad de la población y estamos en una posición de subalternidad», ha comenzado diciendo la ministra de Igualdad.

Y ha continuado: «Pero, efectivamente, uno de los grandes potenciales que, en mi opinión, tiene el feminismo y el movimiento feminista es que el tipo de sociedad que propone no es solo buena para las mujeres, es también buena para los hombres, porque el patriarcado, el machismo, también impone roles, estereotipos de género, mandatos de género, que los hombres deben cumplir. Y, de hecho, a los hombres que no los cumplen se les sanciona».

«Piensen ustedes en la homofobia, piensen ustedes en la LGTBIfobia, pero piensen también ustedes en sus contextos más cotidianos. A lo mejor es cada vez menos frecuente, pero si revisamos incluso el humor en nuestro país en las últimas décadas, los calificativos que podríamos decirle a un hombre que ha decidido ocuparse de unas tareas de cuidados».

«La sociedad que el feminismo está proponiendo, la sociedad que vive en igualdad, en la que no hay subordinación de la mitad de la población y privilegio de la otra mitad, pero si cumple con unos mandatos de género determinados, ese es el punto al que quiero llegar, para los hombres el patriarcado, el machismo, también impone una forma correcta de ser hombre y muchas formas incorrectas de ser hombres que son penalizados, precisamente por eso el feminismo es una propuesta política y es un proyecto político y es un movimiento de tanta profundidad en este momento, que seguramente esté a la vanguardia de los procesos de democratización de nuestras sociedades, porque el tipo de sociedad que propone también es mejor para los hombres, y eso puede hacer revertir muchas de esas situaciones, tanto en tasa de suicidios como en drogodependencia, etc. de las que estamos hablando».

Irene Montero también ha hecho un llamamiento para acabar con la “justicia patriarcal”, que ha definido como «un obstáculo para el acceso de las mujeres a la garantía de todos sus derechos». Y ha criticado que los sistemas judiciales y los ordenamientos jurídicos, en muchas ocasiones, sigan «ciegos» ante «la desigualdad estructural que existe entre hombres y mujeres que subordina a más de la mitad de la población privilegiando la posición masculina».

DEJA UNA RESPUESTA