Montero señala que ningún «multimillonario», por Amancio Ortega, debe decidir si hay buenas máquinas en la sanidad

En un acto político celebrado en el municipio de Rivas, Irene Montero, ha apuntado que el debate suscitado no va de si una persona como Ortega es «un buen hombre», sino de quién decide cuáles son las prioridades de la sanidad pública: «Quiero que la sanidad pública de mi país tenga las mejores incubadoras, las mejores maquinas para tratar el cáncer, a los mejores profesionales pagados como se les debe pagar», ha señalado.

Así, ha exigido que ningún supermillonario decida si hay buenas máquinas o no para tratar determinadas enfermedades, y ha abogado porque esto dependa de una decisión democrática «y no del capricho» de una persona. Al respecto ha apuntado además que si bien lo que defienden es una verdad incómoda, ésta «es la base de la democracia».

Montero ha ahondado en el debate suscitado, señalando que detrás hay otro más profundo, que es el de la crisis social o crisis civilizatoria. En este sentido, ha explicado que está en juego «lo que significa vivir en sociedad, tener vidas dignas y como organizarse para garantizar los derechos de todos».

 

Sistema económico

Para Montero, «el sistema económico está absolutamente descontrolado», algo que, apunta, se evidencia en que cuando más herramientas tiene la sociedad para garantizar la democracia, «menos cosas decidimos sobre nuestras vidas».

Ha explicado también que detrás de los problemas de acceso a la vivienda o de la precariedad en la sanidad pública que sufren los profesionales, existe un proyecto político que busca convertir a España «en un país de criados». «En ‘El cuento de la criada’ (…), se ve que poco a poco terminas viviendo en una sociedad sin derechos y no sabes como has llegado hasta ahí», ha añadido poniendo como ejemplo la serie de televisión.

Montero ha insistido entonces en que lo que se busca es un país de esclavos donde «se trabaje mucho», haciendo «horas extra no pagadas» y por menos del SMI con «jornadas infernales». Por este motivo, ha insistido en la necesidad de que haya un horizonte feminista y republicano, para que no ocurra que haya personas irresponsables de sus actos ante la ley, ha añadido citando expresamente al rey.

 

Blindar los derechos

Montero ha indicado también que la política no va de «conciliar intereses» sino de «no olvidarte de quien te ha puesto ahí y trabajar día a día para blindar derechos y para extenderlos». Tras esto, ha lanzado que la única candidata para la Comunidad de Madrid que puede garantizar esto es Isa Serra.

Ha aclarado, además, que las generales han demostrado que el feminismo está consiguiendo ser hegemónico en España a diferencia de otros países. «no nos dejamos amedrentar por la extrema derecha, (…) es un proyecto político salvaje que busca que sea el sálvese quien pueda», ha indicado, para luego recordar que en estos momentos hay una oportunidad de cambio de ciclo hacia un gobierno progresista.

En este sentido, ha recordado que para que ese nuevo ciclo llegue, tendrán que ponerse de acuerdo con fuerzas que piensan diferente, y ha destacado la importancia de esa «segunda vuelta» que son las autonómicas y municipales del 26 de mayo. Para Montero, si Isa Serra «está fuerte» será garantía de que ninguna formación de la derecha entre el en Gobierno de la Comunidad de Madrid.

Deja un comentario