El ministro de Asuntos Exteriores de Irlanda, Simon Coveney, dijo hoy que los líderes de la Unión Europea están dispuestos a dar otra prorroga del «brexit» como ha solicitado el Gobierno británico de Theresa May, pero esta debe presentar un plan creíble sobre cómo logrará aprobar un acuerdo en ese tiempo.

«Creo que los líderes están abiertos a una extensión, pero quieren ciertamente ver un plan que vaya con esta extensión, de modo que todo el mundo sepa que el tiempo se usa para intentar concluir la primera fase del ‘brexit'», dijo Coveney a su llegada al consejo de ministros de Asuntos Generales de la UE que prepara la cumbre de mañana.

Esta primera fase, explicó, incluye la ratificación del acuerdo de retirada de la UE que pactaron el Gobierno británico y Bruselas, y que hasta ahora ha sido rechazado tres veces por el Parlamento británico, y «si es necesario cambios en la declaración (política) sobre la futura relación» entre ambas partes, que la UE se ha mostrado abierta a modificar.

Coveney consideró que los ministros querrán «trabajar juntos» para evitar una salida del Reino Unido sin acuerdo y alentar las conversaciones «muy serias» entre el Partido Conservador y la oposición laborista para encontrar un «punto medio», pero también ver un «plan claro» sobre cómo se logrará una mayoría parlamentaria para conseguir la ratificación del acuerdo de salida.

«Todo el mundo entiende que se ha avanzado por un nuevo camino con las conversaciones (…) No hay un resultado todavía, pero creo que los líderes quieren oír de la primera ministra que, o bien hay un acuerdo, o un proceso serio en marcha que tiene una posibilidad realista de éxito», dijo.

Coveney consideró que habrá que esperar hasta el último momento antes de la cumbre de este miércoles para dar tiempo a las conversaciones entre conservadores y laboristas, así como a las reuniones de May hoy con la canciller alemana, Angela Merkel, y el presidente francés, Emmanuel Macron.

Los líderes de los 27 países que permanecerán en la UE deben decidir el miércoles, por unanimidad, si conceden al Reino Unido una nueva extensión de la fecha de salida hasta el 30 de junio, tal y como ha solicitado el Gobierno.

El Ejecutivo británico tiene hasta el 12 de abril para decidir cómo procederá para su retirada de la Unión después de que la UE concediese en marzo una primera prórroga.