La candidata de Podemos a la Comunidad de Madrid, Isa Serra, asegura que sigue apostando por la «suma de las izquierdas», a pesar de sus divisiones, porque es la «única manera» de evitar que «no vuelva la derecha» y pide a los ciudadanos «hartos» que no se abstengan.

En una entrevista con la Agencia Efe, Serra insiste en la necesidad de que las fuerzas progresistas concurran en una «candidatura unitaria» de Podemos con Madrid en Pie (Izquierda Unida y Anticapitalistas) porque es «la única forma» de evitar un gobierno tanto del PP con la extrema derecha como del PSOE con Ciudadanos.

Serra no quiere hablar sobre los plazos para confirmar la confluencia ni la propuesta de los puestos de las listas, pero el proceso interno de primarias de Madrid en Pie Comunidad finalizará el próximo domingo y día 12 concluye el plazo para que pueda inscribirse una candidatura unitaria.

Sobre cuáles son las diferencias entre las candidatura de Más Madrid y Podemos para la Asamblea de Madrid, Serra ha puntualizado que sus mayores diferencias con Errejón se iniciaron cuando el fundador de Podemos abrió «la posible aceptación» de un gobierno del PSOE con Ciudadanos.

«Si Errejón está dispuesto a abstenerse ante un gobierno del PSOE con Ciudadanos, será un error porque no va beneficiar en nada a los madrileños», advierte Serra sobre las posibilidades de pactos tras los comicios de las elecciones del 26 de mayo.

A pesar de la división de la izquierda en la Asamblea de Madrid (PSOE, Más Madrid, Podemos y Madrid en Pie), Serra asegura que están «capacitados» para ampliar el campo de la izquierda porque «la cuestión central» es evitar a la derecha y pide a los ciudadanos que «estén hartos, que no duden no ir a votar».

Acabar con los desahucios, reformas fiscales que no beneficien a las rentas altas o paralización de las instituciones que segregan por sexos serán las condiciones de Podemos para «dar un apoyo a un Gobierno de izquierdas».

Respecto a la creación de Más Madrid, Serra reconoce que «todos se debería haber escuchado más durante estos años» y ha apuntado que cuando Errejón decidió formar una nuevo partido político cuando ya fue elegido por las bases de Podemos como candidato fue cuando «se comenzó a desencadenar el número de candidaturas de izquierdas».

«Vamos a hacer todo lo posible para que no gobierne la derecha y será apoyando la candidatura de Manuela Carmena y saludando a una candidatura de izquierdas que es fundamental para el proceso transformador de Madrid», asegura Serra al ser preguntada sobre a quién apoyara de cara a los comicios locales, en los que Podemos ha decidido no presentar una candidatura.

La candidata a la Presidencia regional reconoce el trabajo del Consistorio de Carmena en actuaciones como Madrid Central, pero rechaza otros proyectos como la Operación Chamartín porque «no responde a un modelo social y político sostenible» y lamenta que el equipo de la alcaldesa haya prescindido de los actores sociales que le llevaron a la alcaldía hace cuatro años.

Asimismo, defiende que hay que dar una «mayor autonomía a los ayuntamientos y a las entidades locales», respecto a la Administración autonómico, porque se han convertido en una «sucursales administrativas del PP», como se ha demostrado con Madrid Central y, según ella, el boicot del Gobierno de Ángel Garrido al servicio de la EMT.

Una de las principales propuestas electorales de Serra es incluir una asignatura de feminismo en la educación.

Al ser preguntada sobre cómo va a aglutinar en esta materia la diversidad del movimiento feminista, Serra afirma que versará en la «transversalidad y contenidos de igualdad», porque es la «gran asignatura pendiente».

Por otro lado, expresa su rechazo a la «uberización de la economía», a través de medidas como la precontratación de dos horas de la VTC o la «penalización» de la vivienda vacía para «que se ponga al servicio de la gente que no tiene».

También defiende que Podemos debe seguir siendo una «fuerza política que se atreva con los poderosos» y sea «amable con la mayoría trabajadora», e insiste que son «los únicos» que son «garantía de la gente» y que pueden conseguir que los poderosos «pierdan sus privilegios».

Ana Márquez