El Ejército israelí se mantiene en alerta en la divisoria con Gaza tras la última escalada de tensión de esta semana y ante las protestas palestinas en la valla de separación que se esperan multitudinarias este sábado por la conmemoración del primer año de la Gran Marcha del Retorno.

El primer ministro y titular de Defensa, Benjamín Netanyahu, ordenó hoy un refuerzo de tropas, y tras asistir a un despliegue de varias unidades en la zona, dijo que Israel está preparado para llevar a cabo una operación militar a gran escala si se agotan todas las posibilidades de mantener la calma con las milicias palestinas de la franja, bajo bloqueo israelí desde 2007.

«Todos los ciudadanos de Israel saben que si es necesaria una campaña extensa, entraremos en ella con firmeza», declaró el jefe de Gobierno después de ser informado sobre las últimas medidas de seguridad tomadas.

El Ejército «completó sus preparativos operativos para los eventos» de los próximos días, y desplegó tres brigadas de infantería y una unidad de artillería en la zona, informó el Ejército en un comunicado.

El despliegue se produce ante el primer año de la Gran Marcha del Retorno, con miles de palestinos de Gaza que protestan semanalmente ante la verja con Israel para reivindicar el fin del bloqueo israelí y el retorno de los refugiados, y que celebrarán este sábado una marcha que se prevé multitudinaria para conmemorar el primer año de las protestas.

Hasta ahora, las movilizaciones se han saldado con más de 260 palestinos muertos en enfrentamientos y más de 10.000 heridos por disparos, mientras que durante el último año también murió un militar israelí apostado en la valla y otro soldado en una operación encubierta dentro del enclave.

Desde su comienzo, las protestas se han intercalado con ocho escaladas militares entre las milicias palestinas de Gaza e Israel -la última esta semana-, con proyectiles hacia territorio israelí y bombardeos israelíes sobre la franja, apaciguadas por frágiles treguas por mediación de Egipto y Naciones Unidas.

Tras el último repunte de tensión, una delegación egipcia se reunió hoy en la franja con Hamás -que gobierna de facto en el enclave- y el resto de facciones palestinas para explorar las condiciones para un posible acuerdo de calma duradero con Israel, informaron medios locales.

Entre los puntos tratados – concretaron – está la oferta de que Hamás mantenga alejados de la línea divisoria a los manifestantes durante la marcha del sábado para evitar enfrentamientos violentos, que cesen las protestas nocturnas registradas a diario ante la valla de separación y que se dejen de lanzar globos incendiarios hacia Israel a cambio de que este alivie el bloqueo sobre Gaza.