Según medios italianos, el gobierno de Mario Draghi destinará unos 4.000 millones de euros para evitar el encarecimiento de la luz y del gas. La decisión será adoptada el próximo jueves en el Consejo de Ministros con el objetivo de anticiparse al aumento del 40% en la electricidad y el gas que comenzará a partir del día 1 de octubre.

Este porcentaje representa uno de los aumentos trimestrales más altos de la historia reciente, debido sobre todo a la demanda de gas a nivel mundial, lo que hace todavía más evidente la fragilidad energética de Italia, pues depende en gran medida del exterior.

La Asociación Italiana de Mayoristas y Comerciantes de Energía afirma que «esta tendencia de precios nunca se había visto, al menos en los últimos tiempos». La venta al por mayor de electricidad en Italia ronda los 150 euros por MWh frente a los 40 euros por MWh de hace un año. El gas ronda los 70 centavos por metro cúbico en comparación con los 20 de hace un año, con un aumento de alrededor del 350% en 12 meses.

Italia invertirá 4.000 millones de euros para evitar el aumento de la factura de luz y gas
Italia invertirá 4.000 millones de euros para evitar el aumento de la factura de luz y gas

Las medidas del gobierno

El gobierno italiano tiene varias medidas sobre la mesa para evitar el encarecimiento de la factura de luz y gas para sus ciudadanos y ciudadanas. Entre esas medidas destaca un recorte en los costes que aparecen en la factura del consumidor y que no están relacionados con el consumo energético, una cantidad de la que se hará cargo el Estado y que afectará a los impuestos que deben pagar todos los italianos, pero compensando a las personas con menos poder adquisitivo, es decir, las rentas que cotizan por debajo de los 20.000 euros, tendrán un descuento en la factura. En definitiva, se pretende que el que más tenga, más pague.

Lo que no hará el gobierno italiano, tal y como informa el diario «La Stampa» es seguir el modelo impuesto por Pedro Sánchez «que se centra en pedir el sacrificio a las grandes empresas de energía […] Para Roma esa es una solución al límite, demasiado agresiva y que presenta fuertes riesgos de una reacción violenta en la Bolsa».

El primer ministro, Mario Draghi, considera que debe haber una estrategia de reequilibrio energético global. Para ello propone que la Unión Europea centralice las compras mayoristas a nivel europeo, como se ha hecho con la adquisición de las vacunas contra el Covid-19 a las grandes empresas farmacéuticas.

Italia no tiene centrales nucleares

El aumento de los precios de la energía reaviva el debate nuclear en Italia. Este país no tiene hoy centrales nucleares. Italia se convirtió en el primer país en cerrar por completo todas las centrales nucleares existentes y abandonar por completo la energía nuclear.

Los italianos, en 1987, por medio de un referéndum, rechazaron la energía nuclear tras las consecuencias del accidente nuclear de Chernobyl en Ucrania y, desde entonces, han dependido y dependen del petróleo y, sobre todo, del gas proveniente de Argelia y Rusia.

En 2009 Italia volvió a fijarse en la energía nuclear para producir electricidad y los gobiernos italianos y franceses firmaron un acuerdo para que las empresas francesas especializadas en el desarrollo nuclear participasen en la construcción de cuatro centrales nucleares de tercera generación en Italia que pretendían tenerlas plenamente operativas en 2020.

Pero el referéndum, que debía celebrarse tres meses después del desafortunado accidente nuclear de Fukushima en Japón, fue aplazado.

Finalmente el referéndum se realizó en junio de 2011 y el resultado mostró la repulsa de los ciudadanos italianos a la vuelta de la energía nuclear con un resultado de 94% de votos en contra del plan de regreso a la energía nuclear trazado por el gobierno de Berlusconi.

DEJA UNA RESPUESTA