Por Arjuna

Ivanka Trump encabezará la delegación estadounidense que el próximo lunes, 14 de mayo, oficializará en Israel el traslado de la Embajada de EEUU, actualmente en Tel Aviv, a Jerusalén.

“Al Quds” (Jerusalén Este) es considerada la capital de Palestina por este pueblo (los antiguos filisteos) que sufre desde hace siete décadas la política sionista del “apartheid” y la limpieza étnica, y por 1.500 millones de musulmanes.

El 14 de mayo, fecha escogida por Donald Trump, coincide con el 70 aniversario de la proclamación del Estado sionista de Israel, lo que desencadenó la guerra de 1948, que tuvo consecuencias nefastas para Palestina, que ya ha perdido el 78 % de su territorio.

Donald Trump anunció el traslado de la Embajada USA a Jerusalén el pasado 6 de diciembre. Un total de 128 países se manifestaron en contra de esa decisión en la Asamblea General de la ONU. Pese a ello, EEUU y sus aliados apoyaron (con la excepción de algún hipócrita pataleo), el plan de Israel de convertir “la ciudad santa” en su capital.

Al parecer, una decena de países, entre los que se encuentran Paraguay, Honduras y Guatemala, como representantes de la América profunda, han decidido también trasladar su Embajada a Jerusalén siguiendo los pasos de Trump, y seducidos por “la política del dólar” que practica Israel  y el lobby judio estadounidense para comprar adeptos.

La nefasta política de Trump fue el detonante de las actuales protestas conocidas como la Marcha del Gran Retorno, movimiento que se inició el pasado 30 de marzo y que concluirá a mediados de mayo. Esas movilizaciones, que han reunido a decenas de miles de palestinos, están siendo duramente reprimidas por el Ejército israelí, que ya ha matado a cerca de 50 manifestantes y herido a otros ocho mil.

El 15 de mayo, un día después del traslado de la Embajada Usa a Jerusalén,  los palestinos conmemoran “La Nakba” (La Catástrofe), lo que hace alusión a los sucesos que ocurrieron antes y después de la Guerra de 1948, cuando más de 750.000 palestinos (dos tercios de la población de aquel entonces) fueron expulsados por las tropas israelíes de la Palestina histórica.

Refugiados de la Nakba (1948)

En la operación bélica fueron arrasados unos 400 pueblos y varias ciudades palestinas que, tras ser reducidas a cenizas, fueron colonizados por los sionistas.

La conmemoración de la Nakba se hizo por primera vez con el presidente Yasser Arafat en 1998, coincidiendo con el cincuenta aniversario del establecimiento del Estado de Israel.

En la guerra de 1967 (conocida como la Guerra de los Seis Días) Israel se apoderó del Al Quds.  En la actualidad hay 13 millones de palestinos, de los que seis millones son refugiados que viven “sin patria” en varios continentes. En Jordania, principal país de acogida, hay unos 3,7 millones de palestinos.

El actual conflicto se remonta al 29 de noviembre de 1947, cuando la Asamblea General de las Naciones Unidas (AGNU) aprobó la resolución 181, que estipulaba la partición de Palestina “en dos mitades”, es decir: un Estado judío y otro Estado palestino, quedando Jerusalén como “corpus separatum”, como una entidad internacional “para judíos y palestinos”.

Y así, Israel, que en un principio se creó como un hogar para los judíos del Holocausto, regresó a su paranoia de “pueblo escogido por Dios”, y, con el apoyo de EEUU y la sumisa Europa, se blindó con armas nucleares para adueñarse de las tierras que “les prometió” Yahvé.

 

 

 

mm
Retrato de Javier Cortines realizado por el pintor Eduardo Anievas. Este escriba es el autor de la trilogía "El Robot que amaba a Platón", obra que no gusta nada a las editoriales consagradas al dios tragaperras por su espíritu transgresor y que se puede leer gratis en su blog: Nilo Homérico, en cuya portada se puede escuchar, además, la canción de Luis Eduardo Aute "Hafa Café".

Deja un comentario