El candidato de centro izquierda, Roberto Gualtieri, conquistó este lunes la alcaldía de Roma en la segunda vuelta de las elecciones municipales que se celebraron el domingo y lunes superando al candidato derechista acusado de antisemitismo, según los sondeos a boca de urna.

Gualtieri, 55 años, ex ministro de Economía (2019-2021), batió al aspirante de centro derecha con 59 al 63% contra el 37 al 41% de Enrico Michetti, según el sondeo del instituto Opinio realizado para la radio y televisión pública RAI. En el primer turno Michetti había superado por tres puntos a Gualtieri (30%-27%).

Los romanos acudieron a las urnas al día siguiente de una manifestación masiva en la capital para reclamar la disolución de un partido de extrema derecha, nostálgico del fascismo, tras violentas protestas contra el pasaporte sanitario la semana anterior.

Gualtieri conquistó parte de los apoyos del tercer y cuarto lugar hace dos semanas: el independiente Carlo Calenda, que anuncio su voto a favor de Gualtieri, y la alcaldesa saliente, Virginia Raggi, del Movimiento 5 Estrellas (M5E).

La izquierda conquista la alcaldía de Roma con Roberto Gualtieri como nuevo alcalde / Imagen: EFE
La izquierda conquista la alcaldía de Roma con Roberto Gualtieri como nuevo alcalde / Imagen: EFE

Este 26 de septiembre, Suiza vota sobre el matrimonio para las parejas del mismo sexo y en torno a la fiscalidad de personas con grandes patrimonios.

El futuro alcalde tendrá que enfrentarse a los eternos problemas de la capital italiana, que adolece de un transporte público ineficaz y una gestión desastrosa de la recogida de basuras.

La situación de la capital, de 2,8 millones de habitantes, una de las más extensas de Europa, se ha agravado tanto que los jabalíes, atraídos por la basura que se amontona en plena calle, circulan libremente en algunas zonas residenciales.

«Roma no puede resignarse a hablar sólo de basura y huecos. Roma es una gran capital europea», lanzó Gualtieri en su acto electoral de clausura el viernes.

Por su parte, la campaña de Michetti descarriló tras una serie de errores, ya que tuvo que negar su antisemitismo, declarado en un artículo del año pasado, y su cercanía con los partidos ultraderechistas con simpatías fascistas.

El resultado es un revés para el bloque de derecha en Italia, liderado por la Liga de Matteo Salvini y la agrupación Hermanos de Italia encabezada por Giorgia Meloni.

Los analistas consideran que el resultado de las dos rondas de votaciones locales no afectará el equilibrio del gobierno del primer ministro Mario Draghi, quien cuenta con el respaldo de una coalición nacional de izquierda-derecha.

Fuente: Agencias

DEJA UNA RESPUESTA