Izquierda Unida, a través de su Comisión de Internacional, exige el “cese inmediato de la persecución y la violencia” desplegadas contra la presidenta de la Liga Saharaui para la Defensa de los Derechos Humanos y Contra el Expolio de los Recursos Naturales, Sultana Jaya, y su familia.

IU exige también a todas las autoridades y administraciones competentes que “tomen todas las medidas concretas necesarias” para garantizar la libertad de movimientos y la protección de quien desde hace años es una de las activistas más visibles de los territorios del Sáhara Occidental ocupados por Marruecos. En esta misma línea, recuerda la “responsabilidad histórica de España como potencia administradora legal del territorio saharaui”, el último de África pendiente de descolonizar.

Desde hace cerca de un año fuerzas militares y paramilitares marroquíes rodean las 24 horas el domicilio de Jaya, lo que supone en la práctica un arresto domiciliario que impide que nadie pueda acceder con normalidad a una vivienda donde la activista y su familia viven sin luz ni agua corriente.

Sultana Jaya y sus familiares llevan todo este tiempo sometidos a una enorme violencia por parte de los militares y paramilitares marroquíes. En esta escalada de incidentes uno de los más graves tuvo lugar el pasado lunes, día 15, cuando un grupo de paramilitares marroquíes allanaron la casa por quinta vez y violaron a Jaya y a su hermana, además de agredir a su madre y robar pertenencias de la familia.

IU “condena sin paliativos” la violencia y represión a la que está siendo sometida Sultana Jaya en la ciudad de Bojador, lo que supone “uno de los casos más graves de la política sistemática de ocupación marroquí para acabar con cualquier forma de resistencia del pueblo saharaui”.

Esta represión general se ha agravado en los últimos meses y se han multiplicado las detenciones y agresiones contra activistas saharauis. La Comisión de Internacional de IU advierte de que todo ello se produce “desde que Marruecos rompiera el alto el fuego atacando a manifestantes pacíficos saharauis en el Guerguerat”.

Con este conjunto de actuaciones buscan “instaurar un clima de miedo y de represión entre la población saharaui para acabar con su lucha por la libertad y contra la descolonización, y perpetuar en el tiempo la ocupación de estos territorios”.

Con este conjunto de actuaciones buscan “instaurar un clima de miedo y de represión entre la población saharaui para acabar con su lucha por la libertad y contra la descolonización, y perpetuar en el tiempo la ocupación de estos territorios”.

Izquierda Unida denunció y condenó la expulsión en octubre por parte de las autoridades marroquíes de una comisión formada por tres ciudadanas españolas -dos abogadas y una médica- que trataron de visitar a Sultana Jaya. Tras el último y grave ataque perpetrado contra la activista y su familia IU exige que “se permita el acceso a una comisión médica a la ciudad ocupada de Bojador y al domicilio de la activista para que tanto ella como sus familiares puedan recibir atención en las mejores condiciones”.

Para la Comisión de Internacional de IU el caso de Sultana Jaya “no puede separarse de la brutal ocupación marroquí del Sáhara Occidental”, por lo cual “reafirmamos nuestro compromiso con la descolonización de este territorio en línea con el Derecho internacional y las resoluciones de la ONU”.

“Exigimos también -añaden- que la sentencia del Tribunal General de la Unión Europea que anula los acuerdos comercial y pesquero entre la UE y Marruecos sea inmediatamente implementada para acabar así con el expolio de los recursos del pueblo saharaui y la estrategia marroquí de perpetuación de la ocupación a través de la presencia en el territorio de empresas extranjeras”.

DEJA UNA RESPUESTA