Cada vez son más las personas que optan por alquilar en lugar de adquirir en propiedad una vivienda, pero el boom de precios y estancamiento de los salarios han hecho que las finanzas familiares de miles de familias se vean comprometidas.

En tan solo cinco años, el español medio ha pasado de destinar el 28% de sus ingresos a pagar el alquiler al 40%, una cifra muy por encima del 30% que los expertos consideran que no debería sobrepasarse.

Esto varía en función de la ciudad o comunidad autónoma de residencia. En algunas de ellas los inquilinos gastan más de la mitad de su sueldo en su vivienda. Según un estudio de InfoJobs y Fotocasa, en Cataluña se destina el 56,5% del salario bruto mensual al pago del alquiler, en Madrid un 55,7% y en País Vasco un 51,3%.

En el lado opuesto se encontraría Extremadura en donde los inquilinos destinan un 20,4% de su sueldo al pago de su vivienda de alquiler, Castilla-La Mancha con un 23,4% y Región de Murcia con un 27,5%.

Cataluña ha aprobado el pasado mes de septiembre una ley por la cual se limita el precio de los alquileres en 60 municipios con más de 20.000 habitantes declarados como «mercado de vivienda tenso». Con esta propuesta se pretende poner coto a la especulación y el aumento desorbitado de los alquileres.

Javier Gil, licenciado en Ciencias Políticas, doctor en Sociología, y portavoz del Sindicato de Inquilinas e Inquilinos de Madrid, ha abordado el tema a través de un hilo en Twitter y aboga por la regulación de los precios de los alquileres.

«El 30% de la renta de un barrio debería equivaler a la masa de capital producida vía alquileres en ese barrio (como mucho) Ese es el precio real de los alquileres. El resto es rentismo y saqueo vía mecanismos financieros. En España ahora mismo está muy por encima del 30%», comenzaba el hilo.

El portavoz del Sindicato de Inquilinas e Inquilinos de Madrid considera que destinar más del 30% de los ingresos al pago del alquiler no solo arruina a las familias sino también al conjunto de la sociedad y de la economía.

Además cree que se deberían suspender los beneficios inmobiliarios y financieros hasta que las familias y la economía se recuperen de la crisis:

Y ha finalizado el hilo abogando por una regulación de los precios de los alquileres para salvar a las familias, a la economía y al conjunto de la sociedad: