El fundador del ultraderechista Frente Nacional francés, Jean-Marie Le Pen, dijo este miércoles que el fuego de la catedral de Notre Dame de París el 15 de abril pasado tuvo que ser provocado.

«El incendio de Notre Dame es un incendio criminal porque no se pudo generar así de forma fortuita», señaló Le Pen, de 90 años, en su tradicional homenaje del 1 de mayo a Juana de Arco, ante una estatua que se encuentra a pocas decenas de metros del jardín parisino de las Tullerías.

En poco tiempo «dos de las grandes iglesias de París han sido objeto de incendios que creo, seriamente, que han tenido origen criminal», indicó sin aportar prueba alguna y en referencia al fuego que se declaró el 17 de marzo en Saint Sulpice.

La justicia ha abierto una investigación por lo que ocurrió en Notre Dame, pero por la destrucción «involuntaria» de una parte de la catedral.

Las autoridades insisten en que no hay indicios de que se tratara de un acto voluntario.

Le Pen, quien abandona ahora su último cargo público como eurodiputado con ocasión de la renovación de la Eurocámara en los comicios del próximo día 26, también dedicó una parte de su discurso ante un centenar escaso de personas a uno de sus temas favoritos, la inmigración.

Haciendo una analogía entre los inmigrantes que llegan a Francia y la imagen del cuadro «La balsa de la Medusa» de Théodore Géricault, manifestó: «No sólo nos llega ya el agua hasta la cintura, sino que, si somos todavía más, nos hundiremos todos».

Jean-Marie Le Pen mantiene desde hace años un enfrentamiento político con su hija, Marine, que dirige el partido que él creo, pero que ha transformado profundamente y que ahora se llama Agrupación Nacional (RN, en sus siglas en francés).

Fuente