Jeanine Áñez, una dirigente opositora al Gobierno de Evo Morales, se autoproclamó presidenta interina de Bolivia este martes tras el golpe de Estado consumado contra el¡ mandatario indígena de ese país sudamericano. EE.UU., Reino Unido, Colombia y Brasil ya reconocieron a Áñez como presidenta interina como antes lo habían hecho con Juan Guaidó en Venezuela.

A pesar de no haber conseguido el quórum necesario en el Parlamento local, porque muchos legisladores afines a Morales se ausentaron a la polémica sesión, la vicepresidenta segunda del Senado consideró que quedó a cargo del Ejecutivo de forma interina. Áñez era prácticamente una desconocida en el panorama internacional, a diferencia de otros líderes golpistas como Luis Fernando Camacho.

La Biblia como base

Tras su autoproclamación y después de su rápida presentación en la Asamblea Legislativa Plurinacional, Áñez se dirigió a la casa de Gobierno, conocida como Palacio Quemado. Al llegar al edificio, llevaba una Biblia de gran tamaño entre sus manos: «¡Gracias a Dios, ha permitido que la Biblia vuelva a entrar al Palacio!», expresó.

De esta forma, la dudosa presidenta número 66 en la historia boliviana, agradeció a las Fuerzas Armadas por su respaldo. Y en otra proclama de carácter religioso, manifestó: «Que Dios bendiga a Bolivia y nos dé sabiduría para gobernar en esta época transitoria».

Polémicas en redes

Mientras que muchos medios la presentan como una demócrata pacifista, en las redes sociales retratan su verdadera cara. Poco antes de ser autoproclamada eliminó decenas de tuits en los que mostraba lo que pensaba sobre los indígenas, como el presidente derrocado Evo Morales.

En uno de estos mensajes, rescatados por usuarios, dejaba claro su posición respecto a la lucha de clases y la igualdad de oportunidades para todos los bolivianos. Afirmaba soñar «con una Bolivia libre de ritos satànicos indigenas» y añadía que «la ciudad no es para los indicios».

Tras conocerse la victoria electoral de Alberto Fernández en Argentina contra el actual presidente de centroderecha, Mauricio Macri, Áñez criticó la voluntad popular de ese país sudamericano: «Cada gobierno tiene el gobierno que se merece, al parecer a los argentinos les gusta que les roben, de nuevo las bóvedas estarán habilitadas???»
A inicios de octubre ironizó sobre la condición de indígena humilde que siempre caracterizó a Morales, hoy exiliado en México. Sin embargo, este miércoles también eliminó dicha publicación.
Áñez se mostró insultando a adversarios políticos en varias oportunidades. En efecto, a Carlos Romero, quien fuera ministro de Gobierno al mando de Evo, hoy refugiado en la Embajada de Argentina en La Paz, le dijo el 21 de octubre: «SALIÓ EL MINISTRO ROMERO A AMENAZAR!!! YA TE QUIERO VER COBARDE SIN PODER!!!».
Vídeo Recomendado:

Deja un comentario