El centro Sagrado Corazón Jesuitas de Logroño ha apartado de su colegio a un religioso tras ser denunciado como autor de abusos sexuales a menores ocurridos hace unos años en Gijón y ha acordado que no tenga contacto con menores.

La Compañía de Jesús de España ha detallado este miércoles, en un comunicado, que el pasado 12 de enero conoció estos hechos, retiró inmediatamente al sacerdote jesuita de todo contacto con menores y lo apartó de su destino actual en Logroño, mientras se clarifica lo ocurrido.

La congregación ha asegurado que colabora con la justicia en la investigación y también ha iniciado el proceso canónico pertinente.

La Compañía de Jesús ha expresado su apoyo a la posible víctima y a su familia por el “sufrimiento que la conducta de un miembro de su orden le haya podido generar”, por lo que ha pedido “perdón” y ha lamentado “profundamente” que algo así haya podido ocurrir en una de sus instituciones.

Ha aclarado que no se había informado sobre esta denuncia hasta ahora por la petición expresa de la víctima y su familia de evitar todo tipo de publicidad.

Sin embargo, dado que han comenzado a existir “rumores y filtraciones”, la congregación consideró oportuno informar esta semana a la comunidad educativa, de modo que Jesuitas Logroño envió ayer, martes, un comunicado a los padres de los alumnos y al profesorado.

La Compañía de Jesús ha precisado que la instrucción judicial de la causa está en curso y, hasta que se concluya y como el jesuita está apartado del contacto con menores, ha pedido “prudencia ante el derecho de cualquier persona a la presunción de inocencia”.

También ha reafirmado su compromiso con la protección de los menores y las personas vulnerables para hacer de sus instituciones “entornos protegidos y seguros”.

Para ello, ha recordado que en los últimos años se han establecido programas de formación de educadores para la prevención, detección y protección de menores y personas vulnerables en sus centros, de modo que un grupo participa en un programa la Universidad Gregoriana de Roma para luego ser formadores de sus compañeros.

Ha reiterado su apoyo a las posibles víctimas en su “sufrimiento” y ha manifestado su “firme compromiso” para evitar que se produzcan este tipo de conductas que generan “tan profundo dolor”.

Como ya se hace en distintos lugares y obras apostólicas de España, la Compañía de Jesús ha puesto en marcha en La Rioja un equipo de escucha y acogida para atender a cualquier víctima de abusos sexuales ocurridos en el pasado.

En el comunicado difundido ayer, Jesuitas Logroño ha recordado que hace dos semanas ya comunicaron otro caso de presuntos abusos por parte de otro religioso de este colegio logroñés, que, al parecer, ocurrió en Salamanca en la década de los años ochenta del siglo pasado.

Deja un comentario