El presidente de Guatemala, Jimmy Morales, puso en duda este miércoles la labor del Tribunal Supremo Electoral (TSE) ante los comicios generales que se celebrarán el próximo 16 de junio.

«Yo le voy a hablar un poquito de historia. Hemos tenido ocho procesos con el Tribunal Supremo Electoral y nunca el Tribunal Supremo Electoral había sido puesto en tela de dudas. ¿Qué pasó en este proceso o qué está pasando en este proceso? Que hay muchas dudas», dijo el presidente.

A preguntas de los medios de comunicación después de inaugurar el plan de seguridad de Semana Santa, Morales fue cuestionado por las declaraciones del secretario general de la Organización de los Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, que en un mensaje en sus redes sociales pedía a la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala (Cicig) no interferir en el proceso.

Esta opinión de Almagro, publicada después de reunirse con la candidata a la Presidencia y exprimera dama Sandra Torres, generó diversas críticas en el país y provocó una queja por escrito del jefe de la Comisión, el abogado colombiano Iván Velásquez, quien expresó su pesar por estas declaraciones vertidas, a su juicio, sin fundamento.

El presidente guatemalteco aprovechó la pregunta de la prensa para explicar, sin mencionar directamente a la Cicig, que el año pasado la Comisión llegó al Tribunal Supremo Electoral para firmar un convenio para apoyar la fiscalización de los partidos políticos.

«Yo lo que les estoy diciendo es narrándole los hechos. En el Tribunal Supremo Electoral hubo y quedó constancia y está en los medios. ¿Qué se dijo? No toque nuestro sistema electoral. ¿Quién lo tocó? Ustedes lo saben, ustedes lo han dicho y ustedes lo han publicado», explicó el mandatario al recordar este convenio pero sin explicar su objetivo.

Morales, quien tiene una pugna con la Cicig desde 2017 y que lo llevó a prohibir la entrada al país del Comisionado por considerarlo una amenaza para la seguridad nacional y por terminar unilateralmente con el mandato del ente que vence en septiembre, dijo que Guatemala quiere «elecciones electorales» y no «elecciones judiciales».

«¿Este es un evento electoral o es un evento judicial de cortes?», puntualizó, y agregó que su función como presidente es velar por el orden democrático, por el cumplimiento de la ley y por la unidad del pueblo, por lo que hizo un llamamiento a toda la población para que esté «vigilante» y «no crea las mentiras que digan otros».

Al ser preguntado por si después de dejar el cargo el próximo 14 de enero irá como diputado al Parlamento Centroamericano (Parlacen), tal y como lo permite la ley, el presidente afirmó rotundo que «por supuesto» porque es «lo que está establecido» y cuestionó la duda: «¿Cuál es su problema?».


Necesitamos tu ayuda para seguir adelante con el periodismo crítico, ayúdanos a no tener que depender de publicidad externa y que Contrainformación sea solo de sus lectores. Con 1, 2, o 3 euros al mes nos ayudarás a seguir mostrándote nuestros artículos críticos.

Ayúdanos a seguir ofreciendo Contrainformación.

Deja un comentario