El portavoz de ERC en el Congreso, Joan Tardá, ha acusado al Gobierno de Pedro Sánchez de no atreverse a asumir un diálogo sin restricciones para resolver el conflicto territorial abierto, de rendirse a la presión de PP y de Ciudadanos y de tirar por la borda la posibilidad de lograr un nuevo encaje de Catalunya en España. “Lo teníamos en la mano. No han sido capaces de aguantar el chaparrón de la derecha”, ha lamentado casi al final de un discurso en el que no ha mencionado ni una sola vez los Presupuestos Generales de 2019 cuya enmienda a la totalidad defendía desde la tribuna.

Tardá ha insistido en buena parte de los argumentos que el independentismo más posibilista defiende desde hace meses. “No seremos capaces de construir una solución si no se incluye a la Catalunya real”, ha señalado el portavoz catalán.

Tardá, con los números de las elecciones del 21 de diciembre de 2017, ha recordado que un 48% de los catalanes se consideran independentistas, un 42% contrario a la secesión y un 11% “a favor de un proceso de derecho a decidir desde un marco español distinto”, en referencia al espacio de los comunes, que incluye a Podemos, IU y Catalunya en Comú.

El portavoz de ERC ha recordado que su grupo votó a favor de la moción de censura que llevó a Sánchez al Gobierno sin pedir “nada” a cambio. Lo hicieron, ha dicho, “porque era imprescindible desocupar a la derecha”. Pero también, ha añadido, “por una apuesta republicana de construir escenarios de diálogo que con el tiempo desembocaran en escenarios de negociación y con más tiempo, en escenarios de acuerdo satisfactorio para ambas partes”.

En ese momento del discurso han llegado los peros al Gobierno de Sánchez. “Pero  habrá que encontrar un marco en el que no nos hagamos trampas”, ha apuntado. “Se hace trampas si no se tiene la valentía y el coraje -porque la derecha es como es- de reconocer que es tan legítimo poner encima de la mesa la autodeterminación como lo es poner la autonomía”, ha explicado.

“No se han atrevido. Insistiremos”

Tardá ha hecho historia sobre la relación de ERC y el PSOE en los últimos años. “Siempre hemos trabajado para tener espacios compartidos. Como en 2004, junto a Pasqual Maragall para un Estatuto que luego negociaron con Artur Mas”, ha señalado. “Aún así les hemos votado la moción porque era nuestra obligación. Solo pedimos que no se amedrentaran y el principio democrático del derecho a la autodeterminación”.

“Ustedes no se han atrevido. Pero insistiremos”, ha lamentado Tardá. “Si ahora no se han dado las condiciones para un diálogo y una negociación, trabajaremos para que este escenario se dé. Porque es imprescindible que asumamos que no podemos endosar el problema a las generaciones venideras”, ha señalado.

Tardá ha recriminado a la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, por llamarles chantajistas. “Lamento que se dirija a los republicanos llamándonos chantajistas. Les invito a cuantificar las veces que ERC ha votado a favor de iniciativas. Siempre votamos de oficio a favor del PSOE, aún cuando compartamos solo un 10%. ¿Cómo se atreven a decirnos chantajistas?”, le ha espetado.

“Lo teníamos en la mano”, ha insistido Tardá. Y ha añadido: “No han sido capaces de aguantar el chaparrón de la derecha. Han venido a por nosotros, pero luego irán a por ustedes. Y antes, a por los compañeros comunistas y los compañeros de Podemos. Al fascismo se le combate con cultura, con democracia y en la calle”.

Tardá, que no ha hecho una sola mención al proyecto de Presupuestos Generales que este martes ha defendido el Gobierno en el Congreso, ha recibido una pequeña reprimenda de la presidenta de la Cámara, Ana Pastor, por no hacer referencia a las cuentas. Un reproche que Pastor no ha dirigido a los anteriores oradores (Pablo Casado y Albert Rivera), aunque buena parte de sus discursos y réplicas han soslayado los Presupuestos.

El portavoz de ERC ha defendido que estaba ciñéndose al documento registrado por su grupo y aceptado por la Mesa del Congreso. “Al menos haga una referencia”, le ha dicho en tono jocoso Pastor, reconociendo que la mayoría del debate de este martes, que acumulaba ya cinco largas horas, había ignorado el motivo del mismo.

Tardá, tras el reproche, ha decidido dar por concluida su exposición con un mensaje que ha tenido un deje a despedida del veterano diputado, que acumula cinco legislaturas en el Congreso: “Viva el republicanismo catalán. Viva el republicanismo español. Y viva la democracia”.

Deja un comentario