Este martes, los grupos parlamentarios de PSOE y Unidas Podemos han registrado en el Congreso una proposición de ley para reformar la manera de elegir a los miembros del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), de manera que sea posible sin el concurso del PP.

Hace unas semanas, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ya avanzó su intención de promover esta reforma de la Ley Orgánica del Poder Judicial para posibilitar la renovación de este órgano y el PSOE detalló que el objetivo sería rebajar la mayoría de tres quintos necesaria actualmente.

De prosperar este proyecto de ley, no sería necesario el consenso de los dos partidos mayoritarios para renovar la cúpula del Poder Judicial.

La proposición registrada busca que tanto el Congreso como el Senado puedan elegir a los seis vocales de cada Cámara con mayoría absoluta 48 horas después de una primera votación en la que se mantendría la exigencia de tres quintos.

La reforma también pretende incorporar la prohibición de que un Consejo General del Poder Judicial cuyo mandato ha expirado y opera en funciones, pueda realizar nombramientos, algo que Carlos Lesmes ha continuado realizando en los dos últimos años.

Aunque le Ejecutivo considera que la mejor vía habría sido poder llegar a un acuerdo con el PP, han decidido poner en marcha esta reforma, al entender que esta tarea no se puede posponer más.

Tanto los partidos de la oposición como la mayoría de asociaciones judiciales han mostrado su disconformidad con la reforma anunciada y vaticinan que acabará en el Tribunal Constitucional.

Por su parte, el magistrado Joaquim Bosch ha denunciado las maniobras de la oposición para mantener sin rubor al CGPJ. «El gobierno busca cambiar partidistamente la cúpula judicial y la «escandalizada» oposición mantiene sin rubor al CGPJ más partidista de la historia. La ciudadanía es poco exigente y los jueces no sabemos buscar su apoyo. Es un fracaso institucional construido colectivamente», ha escrito en su cuenta de Twitter.