Boaquim Bosch, magistrado y portavoz territorial de Juezas y Jueces para la Democracia, ha querido aportar su grano de arena al debate sobre la ocupación. A este respecto, desde varios sectores de la sociedad se critica que se están sacando las cifras de contexto con intenciones políticas para asustar a la sociedad.

«En 16 años como juez instructor no he tenido una sola ocupación de 1ª vivienda», señaló el juez en su cuenta de Twitter. «Todas han sido de inmuebles vacíos, sobre todo de bancos y otras entidades», detalla.

Bosch señala que «hay que aplicar la ley, pero también garantizar el derecho a la vivienda, sin generar miedo social por intereses económicos».

Muy a pesar de las compañías de seguros y de alarmas, de las más de 25 millones de viviendas que existen en España según el censo de 2011, en 2019 fueron denunciadas por usurpación una de cada 3.571 viviendas.

Arrendar o comprar una vivienda supondría, para una persona joven asalariada, destinar el 90,7% y el 60,4% de su sueldo neto, respectivamente. Las opciones de compra también vienen lastradas por los requisitos previos de solvencia y ahorro que pocas personas jóvenes pueden llegar a satisfacer, describe. En gran parte del territorio, cualquier modalidad de emancipación para una persona joven supone sobreendeudarse, es decir, dedicar más de un 30% de sus ingresos a la vivienda.