El pasado mes de marzo un informe publicado por el Grupo de Estados contra la Corrupción del Consejo de Europa (Greco) afirmaba que el país que no ha cumplido totalmente con ninguna de las 19 recomendaciones que la institución sugirió al Gobierno en junio 2019 es España. Además, tal y como señala, casi tres años después, solo se han atendido parcialmente siete de estas reformas.

Estrasburgo se queja de la falta de implementación de medidas entre la clase política dirigente, aunque admite ligeros avances en la lucha contra la irregularidades entre funcionarios públicos en general. El Consejo de Europa señala que esas «categorías de personas» se enfrentan al mayor riesgo de corrupción «debido a la naturaleza política de su papel» y «sus estrechas interacciones con el sector privado».

Según el informe del GRECO, sigue sin elaborarse un código de conducta que regule su elegibilidad, reputación, incompatibilidades y causas de recusación para los políticos que nos gobiernan y consideran que tampoco se ha producido ningún progreso en el sometimiento a requisitos estrictos de transparencia e integridad a los asesores, personas libremente designadas, con o sin cualificación, para las administraciones públicas.

Joaquim Bosch: "Expulsar a los corruptos de las instituciones sería como poder respirar aire puro"
Joaquim Bosch: «Expulsar a los corruptos de las instituciones sería como poder respirar aire puro»

Del mismo modo hemos incumplido la recomendación de regular el registro, los deberes y el código de conducta de los lobbies; la limitación de las «puertas giratorias» para altos cargos, restringiendo a los políticos el ejercicio de actividades privadas después de cesar en su cargo público ;y tampoco se publica la información financiera, patrimonial y profesional de los cónyuges y demás familiares dependientes de las personas con altas funciones ejecutivas de nuestro país.

La corrupción le cuesta a los españoles 40.000 millones de euros al año

Tal y como informa infoLibre, la corrupción le cuesta a los españoles 40.000 millones de euros al año, que unidos a los 20.000 millones que genera el fraude fiscal, equivalen al rescate bancario que siguió a la crisis financiera de 2008.

España ocupa el puesto 34 en el índice de percepción de la corrupción de Transparencia Internacional, es decir, casi todos los países europeos importantes están por delante de nosotros.

Solo en 2021, 273 personas en España fueron procesadas por corrupción en 2021, 61 más que en 2020. En ese año, los jueces españoles concluyeron 53 procedimientos por corrupción en los que dictaron auto de apertura de juicio oral o de procesamiento contra 273 personas físicas y 71 personas jurídicas, 22 más que en 2020 en este último caso. Además, dictaron 65 sentencias y en dos de cada tres casos el fallo fue condenatorio, según el repositorio del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ).

Los procedimientos judiciales tuvieron como sujetos activos a funcionarios, gobernantes y políticos en el ejercicio de sus cargos y se refirieron a la afectación de dinero público, abarcando tanto la corrupción administrativa como política.

El magistrado Joaquim Bosch que lleva años analizando las sentencias de los principales casos de corrupción en España, en su nuevo libro, «La patria en la cartera. Pasado y presente de la corrupción en España», dice que la singularidad de la corrupción en España es que «se ha concentrado especialmente en el ámbito político pero a un nivel que no tiene equivalente casi con nada. Se diferencia de distintos Estados de Centroamérica, que tienen  una corrupción que ha invadido toda la actividad pública, en el hecho de que está concentrada en el ámbito político, pero se diferencia de otros Estados europeos, que también tienen problemas de corrupción, en que España la tiene mucho más concentrada que ellos en el ámbito político»

«Aquí hemos tenido condenados, en prisión provisional o investigados presidentes autonómicos, consejeros autonómicos, cargos de las diputaciones, alcaldes de las principales ciudades, concejales… a unos niveles que no tienen equivalentes con ningún país democrático europeo. Esa es nuestra gran particularidad, y mi perspectiva es que esto procede esencialmente de determinados ámbitos del franquismo y de cómo se configuró políticamente la Transición», ha continuado.

Además Bosch considera, tal y como ha manifestado en un tuit, que: «El número de casos de corrupción política en España no tiene equivalentes en los países europeos. Ni en Nápoles ni en Sicilia. Expulsar a los corruptos de las instituciones sería como poder respirar aire puro tras vivir largo tiempo en una zona altamente contaminada».

2 Comentarios

  1. Eso que sería lo ideal para comenzar a demostrar que España puede llegar a conseguir ser un país decente ; pero al día de hoy eso es pura » utopía » sr. Bosch . Y si tiene interés en comprobar esto , comience preguntando por ejemplo a [email protected] componentes/integrantes de la mafia que es el » P$ ( — ) € » .
    PD
    Hasta los » osos polares» se preguntan de donde sale todo el tufo a corrompido y descomposición orgánica que les llega a su órgano olfativo……….
    Salud.

  2. Con lo del fraude fiscal habría que concretar, porque no es lo mismo el iva salvaje que dejan de pagar un currito o una pyme para poder subsistir que el pastizal que se llevan los ricos -previo robo de dinero y recursos públicos- a paraísos fiscales, por ejemplo.

    También convendría analizar la corrupción generada por la compra de voluntades políticas por parte de especuladores sin alma como Soros, que ha montado en España el mayor y más engrasado laboratorio para la implantacion del pérfido globalismo, empezando por Zapatero, pasando por Carmena y Colau y siguiendo con Sánchez o Iglesias, por citar a algunos de sus pupilos más conocidos y aventajados. Que tampoco le faltan en el PP, Voz y Ciudadanos.

DEJA UNA RESPUESTA