El pasado 29 de septiembre, el Ayuntamiento de Madrid aprobaba retirar las calles que recuerdan a los ministros socialistas Francisco Largo Caballero e Indalecio Prieto.

La propuesta, llevada al pleno del Consistorio por Vox, ha sido apoyada por el Partido Popular y Ciudadanos, tras enmendar el texto para incluir que se ejecutaba para dar cumplimiento a la Ley de Memoria Histórica.

La capital retirará así los nombres de los referentes de la república, aunque no perderán sus estatuas instaladas en el complejo de Nuevos Ministerios.

Además, el Consejo de Ministros aprobaba también el anteproyecto de Ley de Memoria Democrática que declarará «nulos de pleno derecho» los juicios franquistas, prevé hacer del Valle de los Caídos un cementerio civil, ilegalizará las asociaciones y fundaciones que hagan apología del franquismo y encargará al Estado la recuperación de restos humanos de las fosas comunes.

El texto incorpora un régimen sancionador con multas de entre 200 y 150.000 euros. Asimismo habrá un censo oficial de víctimas de la guerra y de la dictadura y un banco nacional de ADN.

Según palabras de la vicepresidenta primera y ministra de la Presidencia, Relaciones con las Cortes y Memoria Democrática, Carmen Calvo, se busca «encontrarnos con la verdad, la justicia, la dignificación de las víctimas, el perdón y la convivencia de los españoles».

El propósito es que se ponga la vista no solo sobre la Guerra Civil y la dictadura, sino que se ponga en valor la historia democrática del país. El segundo objetivo es el reconocimiento, reparación, dignidad y justicia para las víctimas que lucharon contra el fascismo».

Joaquim Bosch, magistrado y portavoz territorial de Juezas y Jueces para la Democracia, ha criticado estas propuestas a través de su cuenta de Twitter: «No solo se intentan retirar calles a Indalecio Prieto y a Largo Caballero, que ocuparon cargos públicos tras haber sido elegidos democráticamente. Además, se hace con las mismas falsedades que ya lanzó la propaganda del franquismo, un régimen golpista y no democrático. Tremendo».

Los usuarios de la red social han respondido a Bosch: