Por Manlio Dinucci
Joe Biden ya lo había anunciado en su programa electoral:
«Mientras que el presidente Trump abandonó a los aliados y socios y renunció al liderazgo ‎estadounidense, yo, como presidente, emprenderé de inmediato avances para renovar las alianzas ‎de Estados Unidos, con el fin de que América, una vez más, guíe el mundo» [1]. ‎

En cumplimiento de esa promesa, el portaviones USS Eisenhower y su grupo de batalla, que ‎incluye 5 navíos lanzamisiles, «atacaron desde el Mediterráneo oriental posiciones del Estado ‎Islámico [2] en Siria e Irak» ya que ese grupo terrorista «reivindicó un ‎ataque en Palma, Mozambique». Eso es lo que anunció oficialmente la marina de guerra de ‎Estados Unidos (US Navy) el 31 de marzo de 2021, sin explicar cómo fue que Daesh, derrotado ‎en Siria y en otros lugares fundamentalmente gracias a la intervención de Rusia, reaparece ‎ahora, nuevamente amenazante y con sorprendente puntualidad. ‎

Luego de haber lanzado el ataque desde el Mediterráneo oriental –área «de responsabilidad» de ‎las Fuerzas Navales del Mando de Estados Unidos en Europa, que tiene su cuartel general en la ‎región italiana de Nápoles-Capodichino– el portaviones USS Eisenhower pasó el 2 de abril por el ‎Canal de Suez, que acaba de desbloquearse, y entró el área del Mando Central de Estados Unidos ‎‎(CentCom), que incluye el Golfo Pérsico. ‎

El USS Eisenhower se unió allí al portaviones francés Charles de Gaulle, el cual, a pedido ‎de Washington, asumió, el 31 de marzo, el mando de la Task Force 50 del CentCom ‎estadounidense, desplegado no contra Daesh sino en realidad contra Irán. ‎

Que Washington haya solicitado a Francia que el buque insignia de la marina de guerra francesa ‎asumiera el mando de una fuerza naval estadounidense es algo que forma parte de la política de la ‎administración Biden, que sin embargo conserva el control de la cadena de mando ya que la ‎‎Task Force 50 depende del CentCom estadounidense. ‎

Esto último está confirmado por el ejercicio Warfighter, planificado por las fuerzas terrestres de ‎Estados Unidos (US Army), que se desarrolla del 6 al 15 de abril, con la participación de tropas ‎estadounidenses, francesas y británicas, en Fort Hood y Fort Bliss (Texas), Fort Bragg (Carolina ‎del Norte) y Grafenwoehr (Alemania). En el marco del ejercicio Warfighter, brigadas francesas ‎y británicas operan como parte de una división estadounidense mientras que brigadas ‎estadounidenses operan como parte de divisiones francesas y británicas, pero siempre según ‎el plan trazado por Estados Unidos. ‎

Warfighter es parte del gran ejercicio ya en marcha Defender-Europe 2021, que las fuerzas del ‎US Army en Europa y África realizan hasta finales de junio, junto aliados europeos y africanos, ‎para mostrar «la capacidad de Estados Unidos de ser un socio estratégico en los Balcanes y en el ‎Mar Negro, en el Cáucaso, en Ucrania y en África». ‎

En Defender-Europe 2021 participa el V Cuerpo de Ejército del US Army, que –aunque acaba de ‎ser reactivado en Fort Knox (Kentucky)– ya tiene su propio cuartel general avanzado en Poznan ‎‎(Polonia), desde donde dirige las operaciones contra Rusia. El 31 de marzo, a pedido de ‎Estados Unidos, el general polaco Adam Joks fue nombrado vicecomandante del V Cuerpo de ‎Ejército estadounidense y la embajada de Estados Unidos en Varsovia resalta que «es la primera ‎vez que un general polaco entra en la estructura de mando militar de Estados Unidos». ‎En otras palabras, el general Adam Joks sigue siendo miembro del ejército polaco… pero, como ‎vicecomandante del V Cuerpo de Ejército estadounidense, depende directamente de la cadena ‎de mando encabezada por… el presidente de Estados Unidos. ‎

En esa misma política entran las nuevas «Brigadas de Asistencia a las Fuerzas de Seguridad», ‎unidades especiales del Ejército de Estados Unidos que «organizan, entrenan, equipan y dan ‎consejo a fuerzas de seguridad extranjeras». Esas unidades estadounidenses actúan «como ‎apoyo a una autoridad legítima de gobierno» en el Medio Oriente, Asia, África, América Latina ‎y Europa, actualmente en el marco del ejercicio Defender-Europe, y son un instrumento eficaz ‎para iniciar, presentándolas como «asistencia», lo que en realidad son verdaderas operaciones ‎militares bajo las órdenes de Estados Unidos. ‎

Eso explica el hecho de que, después de una tregua relativa, el jefe del estado mayor ucraniano, ‎Ruslan Khomchak, haya declarado el 1º de abril que el ejército de Kiev «está preparándose para ‎la ofensiva en el este de Ucrania», o sea contra la población rusa de la región de Donbass, con ‎la participación de «las fuerzas de defensa territorial» –como el regimiento neonazi Azov. ‎Khomchak agregó incluso que en esa operación «está prevista la participación de aliados de ‎la OTAN». ‎

[1] “Why America ‎Must Lead Again. Rescuing U.S. Foreign Policy After Trump”, por Joseph R. Biden Jr., Foreign Affairs, marzo-abril de 2020.

[2] Se refiere al grupo terrorista designado indistintamente como ES, ISIS (siglas en inglés) ‎o Daesh. Nota de Red Voltaire.


Por Manlio Dinucci. Traducido al español por Red Voltaire a partir de la versión al francés de Marie-Ange Patrizio. ‎

Suscríbete al boletín gratuito de Contrainformación y únete a los otros 1.444 suscriptores.

close

Suscríbete al boletín gratuito de Contrainformación y únete a los otros 1.444 suscriptores.

DEJA UNA RESPUESTA