Según ha desvelado una investigación de la agencia Reuters, Johnson & Johnson (J&J) conocía desde hace varias décadas que sus polvos de talco para bebés contenían amianto y eran potencialmente cancerígenos.

El informe de la agencia de noticias se basa en una serie de declaraciones y documentos a partir de los cuales la agencia concluye que, desde 1971 y hasta la década de los 2000, los directivos de la compañía, sus abogados y médicos sabían que el producto Baby Powder daba positivo en pequeñas cantidades de amianto y que, aunque se discutió sobre el asunto, nunca se tomaron medidas para solucionar el problema.

La multinacional había encargado y pagado los estudios realizados a su producto para demostrar que era seguro y que llegó a contratar a un escritor fantasma para redactar los resultados de dichos estudios y convertirlos en favorables.

Según Reuters, estos documentos forman parte de un archivo relacionado con las más de 11.700 demandas contra J&J por haber provocado supuestamente algún tipo de cáncer. El pasado mes de julio la compañía ya fue condenada a pagar 4.690 millones de dólares a veintidós mujeres que afirmaron que el talcó les provocó cáncer de ovarios.

Ante el informe publicado por la agencia, J&J ha lanzado un comunicado en el que niega todos los hechos y asegura que el polvo de talco es «seguro y no contiene amianto«.

Necesitamos tu ayuda para seguir ofreciendo Contrainformación. No queremos depender de bancos, publicidad o grandes empresas. Si te gusta lo que hacemos, invítanos a desayunar una vez al mes para que podemos seguir ofreciéndote nuestro trabajo
¿Prefieres hacer un ingreso por tu cuenta? Aquí puedes hacerlo: Triodos Bank: IBAN - ES0714910001283000114479    

DEJA UNA RESPUESTA