Una exclusiva de ElDiario.es desvela que el ministro del Interior entre 2012 y 2016, Jorge Fernández Díaz, hombre de confianza del círculo personal de Mariano Rajoy, conoció en tiempo real la operación parapolicial de espionaje a Luis Bárcenas, sufragada con fondos reservados.

Se trata de toda una operación parapolicial para recuperar los secretos del PP que supuestamente escondía Bárcenas y que incluyó el allanamiento del estudio de pintura de su esposa, Rosalía Iglesias, el control continuo de sus movimientos a través del chófer de la familia, el espionaje de su teléfono móvil e incluso la utilización de un sicario que, disfrazado de cura, asaltó la casa de los Bárcenas armado aunque fue reducido por uno de los hijos del extesorero.

Esta utilización de la Policía con fines partidistas para el espionaje de Bárcenas se realizó con cargo a los fondos reservados. En esta nómina de espías figura el comisario Eugenio Pino, el policía que eligió el PP para dirigir la Policía y artífice de la llamada brigada política, y todos los miembros de la primera línea de aquel grupo que él conformó.

Los avances en el caso Villarejo han acercarse a la justicia al fin a Fernández Díaz y a María Dolores de Cospedal. Aún no se sabe hasta que punto puede tocarse al actual líder del PP, Pablo Casado. Meses antes de que trascendieran los audios con el comisario Villarejo, Cospedal había prestado sus apoyos a Casado para que se impusiera en la segunda ronda de las primarias, la del voto de los compromisarios, ante Soraya Sáenz de Santamaría.

En cuanto a Fernández Díaz, el presidente del PP lo mantuvo como secretario de Interior y Libertades del partido. El exministro aguantó en la Ejecutiva del PP hasta el verano pasado.