En enero de 1936 tuvo lugar en Cartagena un acontecimiento social que causó un gran revuelo y llamó la atención de la prensa nacional, quedando plasmado en la revista Estampa con el siguiente titular: «Amor en Cartagena. El romántico idilio de una bella muchacha cartagenera y un negrito de Fernando Poo».

José Epita, “el negrito de Fernando Poo” con el que se casó contra viento y marea Cristina Sáez, llegó a España en 1927 de la mano de la Patrulla Atlántida, cuando contaba 16 años; se formó y trabajó como mecánico de aviones en el aeródromo de Los Alcázares; huyó a Francia cuando el bando republicano fue derrotado; luchó con la Resistencia contra los nazis; estuvo en el campo de concentración de Neuengamme, donde ayudó a salvar algunas vidas; y fue de los pocos que sobrevivió al trágico bombardeo que sufrió el barco alemán Cap Arcona, donde se hacinaban 4.500 presos del Tercer Reich.

La Guerra Civil dinamitó su felicidad. El aeródromo de Los Alcázares, de carácter progresista, se mantuvo fiel a la República, y cuando ganaron los nacionales, Cristina, sus dos hijos y su madre abandonaron el país. Les siguió más tarde Epita que, aunque no le resultó fácil, logró encontrar a su familia, instalándose todos en Mérignac, donde todavía residen sus descendientes.

Epita trabaja de electricista para una compañía contratada por la base aérea de la localidad y en 1942 se suma a un grupo mixto de la Resistencia conocido como Francotiradores y Partisanos Franceses del Sur/Guerrilleros Españoles, participando en actos de sabotaje y propaganda para liberar Francia de los nazis.

El 28 de marzo de 1944, cuando ya había nacido su tercer hijo, le detiene la policía francesa y es deportado junto con otros 200 españoles al campo de concentración de Neuengamme, donde su oficio como mecánico pudo contribuir a su supervivencia. Además, los prisioneros negros eran vistos por los nazis como seres exóticos y les adjudicaban tareas como la de camarero. Epita trabajaba como mecánico o electricista de día y camarero de noche, una labor que le permitía recoger restos de comida, que compartía con sus compañeros, salvando así la vida de algunos.

Cuando los nazis vacían el campo a finales de abril de 1945, Epita fue uno de los 4.500 presos que las SS hacinaros en el crucero Cap Arcona en condiciones infrahumanas. El 3 de mayo de 1945, la escuadrilla 263 de la RAF lo bombardea junto a otros navíos fondeados en la bahía báltica y causa una de las mayores tragedias marítimas de la historiaEl barco se incendia y de los 4.500 presos solo sobreviven 350, uno de ellos José Epita.

A su familia le contó que se salvó porque sabía nadar. Y apenas contó más, ni del barco, ni del campo, ni de la Resistencia ni de la Guerra Civil porque fue siempre un hombre comedido.

José Epita Mbomo, el electricista que saboteó a los nazis y salvó a sus  amigos | Cultura | EL PAÍS

Acabada la guerra regresó a Mérignac con Cristina Sáez y sus hijos y trabajó hasta su muerte en la empresa de electricidad Forclum. En 1956 la Dirección General de Seguridad de la dictadura pide informes sobre sus antecedentes: “Por interesarlo la Dirección General de Marruecos y Colonias, ruego a V. I. ordene me sean facilitados cuantos antecedentes y datos consten en esa sección referentes a JOSÉ MBOMO, hijo de José y Catalina Buambuha, tribu benga”, se lee en el expediente que se conserva en el Archivo Histórico del Ejército del Aire consultado por El País. La fecha, según su nieto Yván Mbomo, coincide con el momento en que se tramita el cambio de nacionalidad y apellido de la familia (de Epita a Mbomo) ante la administración francesa. “En ese momento mis abuelos quieren evitar que sus hijos mayores, que habían nacido en España, tuviesen que cumplir el servicio militar o ser declarados desertores”, señala.

Epita falleció el 19 de diciembre de 1969 en un hospital en Burdeos por un linfoma de Hodgkin. La República francesa le concedió honores póstumos como resistente en 1975.

Fuentes: El País y Murcia Plaza.

1 Comentario

  1. Qué vida intensa.
    Varias vidas, en una.
    Vivió derribando muros.
    Negro casado con una blanca. Y por amor!!!.
    Resistente de toda resistencia.
    Sobreviviente de un campo nazi.
    Sobreviviente de un barco bombardeado.
    Fuerza física y emocional a toda prueba.
    Un ser extraordinario.
    Agradezco que me hayan hecho conocer esta historia.
    Un hombre real con vida de película de entereza y valor.

DEJA UNA RESPUESTA