José Manuel Soto que en estos últimos meses ha cargado contra el Gobierno y Pedro Sánchez por la gestión de la pandemia ha vuelto a arremeter contra ellos y ha calificado de «totalitaria» la coalición PSOE-Unidas Podemos en una entrevista en el medio Voz Pópuli.

«Cuando un Gobierno muestra intención de controlar todos los poderes del Estado es un Gobierno con vocación totalitaria. El de Pedro Sánchez lo es, pues, por ejemplo, pretende controlar el Poder Judicial e incluso los medios de comunicación», ha asegurado.

Además considera que las medidas contra el coronavirus han llegado tarde y han durado demasiado. “Ha paralizado el país y eso es la ruina. Han aprovechado las sucesivas prórrogas del estado de alarma para irnos colando medidas que nada tenían que ver con la situación sanitaria y sí con su agenda ‘progresista”, ha indicado el artista.

Soto ha admitido que se ha saltado el confinamiento porque se le hacía muy duro estar encerrado toda la primavera. “Estuve un mes sin salir apenas y luego me lo empecé a saltar, como todo el mundo. Es absurdo estar tanto tiempo encerrado, ha sido muy duro para un sevillano estar encerrado toda la primavera, la época en que nuestra tierra celebra sus grandes fiestas, la Semana Santa, Feria de Sevilla, el Rocío… Además, ha sido una primavera espectacular con muchos días de lluvia y el campo estaba precioso”.

Durante la entrevista también ha arremetido contra una de las figuras más destacadas durante esta pandemia, el director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias, Fernando Simón.

«Se ha convertido en un icono de la izquierda por su aspecto bohemio y desaliñado, como lo fue el Che, pero lo cierto es que su gestión ha sido nefasta y ha estado plagada de improvisaciones y errores que han costado muchas vidas», ha añadido el cantante.

También ha querido responder a la pregunta de si se considera de ultraderecha como le acusan algunos y ha alegado: «Para nada. Soy una persona independiente que dice lo que piensa. Hay cosas de Vox con las que estoy de acuerdo y otras con las que no. Yo creo que Vox es una reacción lógica a la deriva totalitaria del PSOE. De hecho, antes de la moción de censura no tenía representación parlamentaria y ahora son la tercera fuerza política de España. Y no creo que Vox sea ultraderecha, ni un partido xenófobo, ni homófobo ni racista. De hecho creo que no conozco a nadie que sea nada de eso. España es un país mucho más abierto y tolerante de lo que muchos se empeñan en decir. Podemos, en cambio, es ultraizquierda pura y parece que a nadie le molesta».