Borja Iglesias, el delantero centro del Betis, se ha presentado en el último entrenamiento con las uñas pintadas de negro, según se puede ver en una foto publicada por LaLiga, en protesta contra el racismo y la homofobia tras el asesinato del afroestadounidense George Floyd a manos de un policía blanco en Mineápolis.

Iglesias, con este gesto, ha pretendido sumarse a la indignación por la muerte de Floyd y la preocupación por la violencia racista en Estados Unidos al igual que otros muchos anónimos y famosos lo han hecho en redes sociales.

Sin embargo la foto desató reacciones y comentarios homófobos en redes sociales del tipo: “Maricones en mi equipo no, gracias”, “qué grima”, “rescisión de contrato y que se vaya al Sevilla”, lo que hizo que el delantero bético publicase en su cuenta de Twitter un mensaje dando explicaciones: «Es una forma de concienciarme y luchar desde mi posición contra el racismo, pero creo que también me viene bien contra lo homofobia. Además tengo que admitirte que me gustan».

La imagen y las reacciones han generado un gran debate en redes sociales sobre racismo y homofobia, oportunidad que no quiso perderse el cantante José Manuel Soto para dar su opinión.

«Debo ser un tipo muy raro, no conozco a ningún racista ni a ningún homófobo. Lo q yo veo es una sociedad bastante más tolerante e integradora d lo q se dice en twitter», escribía en su cuenta de Twitter.

Una opinión a la que los usuarios de la red social no tardaron en reaccionar con mensajes como: «Mírate en el espejo…y verás el odio que tienes a tus paisanos y el odio que generas», «Raro? Te voy a decir incrédulo por no decirte otra cosa. Debes vivir en los mundos maravillosos de los cuentos de hadas!!!!», » En serio? Tú has escuchado hablar a los miembros de tu partido? Con razón no triunfaste en la música, no tienes oído».