Este domingo dimitió Evo Morales después de tres semanas de protestas entre acusaciones de fraude en las elecciones del pasado 20 de octubre y una auditoría de la Organización de los Estados Americanos (OEA) que encontró irregularidades contundentes en esos comicios.

Morales ya había anunciado una repetición electoral debido a la auditoría de la OEA, pero la cúpula militar del país presionó al líder boliviano «sugiriéndole» que dejara el cargo y este, denunciando un golpe de Estado, renunció.

Entre las voces que afirman que se trata de un golpe, expertos y figuras políticas como el senador socialista y excanciller chileno José Miguel Insulza, exsecretario general de la OEA, lo tiene claro: en Bolivia sí ha habido un golpe de Estado. «Esto no requiere ningún razonamiento político a favor o en contra. Cuando se saca a un gobernante anticipadamente de su cargo es un golpe de Estado. Unos podrán decir que era necesario y otros que no lo era, pero de que hubo un golpe no hay duda. El presidente Morales fue requerido por las Fuerzas Armadas para renunciar y el golpe fue exitoso porque renunció», explica Insulza en una entrevista con eldiario.es.

Insulza se pregunta por qué los militares tuvieron que «sugerir» la renuncia a Morales cuando este aceptó las recomendaciones de la OEA de repetir las elecciones ante las irregularidades detectadas y cambiar el órgano electoral. «No entiendo por qué había que echarlo del Gobierno y supongo que eso es éxito de las personas que están su contra y que durante mucho tiempo quisieron que se fuera», señala

El exsecretario general de la OEA considera que detrás del golpe de Estado en Bolivia «están quienes han protestado contra la reelección de Morales», toda la oposición. La figura clave de las últimas protestas es Luis Fernando Camacho, un millonario líder del movimiento cívico Pro Santa Cruz, que reúne varias organizaciones empresariales y vecinales de derecha. Este fundamentalista religioso de 40 años llevó este domingo hasta el palacio de Gobierno en La Paz una carta de renuncia escrita por él mismo para que la firmara Morales y, junto ella, dejó una bandera de Bolivia y una biblia.

Vídeo Recomendado:

Deja un comentario