Este martes, el actor José Sacristán ha acudido al programa «El Hormiguero» para presentar la película «13 exorcismos» y cuyo estreno en cines está previsto para el próximo viernes, 4 de noviembre.

«Es la crónica de los últimos exorcismos que se han hecho en nuestro país. Cuenta cómo unos padres desesperados por el siniestro comportamiento de su hija piden ayuda a uno de los exorcistas autorizados por el Vaticano para intervenir en casos de posesiones demoniacas», avanzó el intérprete.

Después de una distendida entrevista , han entrado en escena las hormigas, Trancas y Barrancas, con la sección «Historias engañosas», en la que Pablo Motos y José Sacristán debían contar una anécdota de su pasado y tratar de adivinar si era verdad o mentira.

José Sacristán a Pablo Motos: "No sé por qué vengo al programa con un cínico como este"
José Sacristán a Pablo Motos: «No sé por qué vengo al programa con un cínico como este»

«¿Alguna vez le has salvado la vida a alguien?», era la primera pregunta para el presentador. «Sí, yo era muy pequeño. Bueno, yo tenía 9 años. Me acuerdo porque iba de colonias, como de campamento, y en mi pueblo hay un estanque y se cayó un niño. Se resbaló por una rampa y se estaba ahogando. Yo me tiré y es verdad que no le acerqué mucho, pero algo le acerqué. Luego un profesor con la mano nos cogió a los dos y me dieron una medalla al valor», contó Motos.

Sacristán pensó que la historia era verdad, pero resultó ser falso y reaccionó con un grueso corte: «No sé por qué vengo yo a este programa. Cómo vengo con un cínico como este que a un amigo es capaz de engañarle con un gesto así. Sobre todo siendo un niño además».

A continuación, Motos ha matizado: «El estanque existe y el niño que se ahogaba era yo y me vinieron a salvar y al que le dieron la medalla era a otro. Pero, dentro de mis logros, he conseguido engañarte una vez, que no está mal», le ha dicho al actor. «Me duele muchísimo», le ha contestado Sacristán.

Posteriormente, era el turno de Sacristán y, en su caso, debía contar cuál había sido el trabajo más raro que había hecho. «El trabajo más raro que yo haya podido acometer… Bueno, raro propiamente dicho no era demasiado raro, pero, en fin, tuve que ganarme la vida cuando mi trabajo como actor no funcionaba demasiado bien. Cantábamos y organizábamos unas rifas en las tabernas y yo cantaba imitando a Antonio Molina y Concha Piquer y rifábamos una botella de vino y allí nos manejábamos como podíamos. Y después uno hacía de ventrílocuo y otro de no sé qué. En fin, un poco de las variedades que he hecho por el barrio de Carabanchel», ha explicado.

Pablo Motos ha señalado que era mentira y José Sacristán lo ha dejado en evidencia al confirmar que era verdad.

DEJA UNA RESPUESTA