Proveniente de una familia de bajos ingresos, Joseph Goebbels se convirtió en una de las figuras políticas más reconocidas del siglo XX, sobre quien todavía se escriben libros e incluso se hacen películas. Con muy mala salud, Goebbels pudo comandar a la multitud con la palabra, por lo que recibió el favor del principal gobernante del Tercer Reich. El futuro Gauleiter nació el 29 de octubre de 1897 en Alemania, en Reidt, una pequeña ciudad industrial. En la familia de Goebbels no había figuras gubernamentales y personas inclinadas a la política. El padre de Joseph, Friedrich, trabajaba como empleado en una fábrica de lámparas, y luego se dedicó a la contabilidad, y la madre María dirigió la casa y crió a los niños, además de a Joseph, la familia tenía cinco hijos más: dos niños y tres niñas. 

Goebbels fue un niño enfermizo, que no encajaba y del que se burlaban los otros niños por la deformidad que padecía en una pierna. Algo que sin duda marcó al personaje. Después de graduarse de la escuela secundaria, Goebbels estudió materias en las universidades de Bonn, Würzburg, Freiburg y Munich. La organización católica que lleva el nombre de Alberto el Grande, de la que eran miembros los padres de Goebbels, emitió un préstamo sin intereses para los estudios del joven: Mary y Friedrich querían que su hijo se convirtiera en pastor. Sin embargo, el estudiante rechazó los deseos de sus padres y no se dedicó diligentemente a la teología, por el contrario el joven Goebbels prefería la filología, la historia, la literatura y otros temas. Uno de los escritores favoritos de Paul era Dostoievski. El propio político llamó más tarde al filósofo ruso «padre espiritual». Sin embargo, esto no es sorprendente, porque la vida Goebbels se parece mucho a los personajes de las obras de Fyodor Mikhailovich.

Actividades en el partido nazi

Intentó publicar su obra titulada Der Wanderer (que significa «El Errante»), pero dada la baja calidad de la misma, fracasó estrepitosamente. Como resultado de estos, Goebbels decidió que su destino no estaba en el camino de la literatura y dio preferencia a los objetivos políticos. Entonces, en 1922, Joseph se unió a la izquierda del Partido Nacionalsocialista de los Trabajadores Alemanes, que entonces estaba dirigido por Otto Strasser.

En 1924, el Dr. Goebbels se inició en el periodismo, se convirtió en editor del periódico de propaganda Völkische Freiheit, y en el otoño de 1925 trabajó en las «Cartas Nacionalsocialistas», que pertenecían al órgano de prensa del partido centrado en los hermanos Strasser. Durante la actividad editorial de Goebbels, Adolf Hitler fue presentado como un mal político, especialmente después de un intento fallido de tomar el poder estatal.

Por lo tanto, inicialmente, Joseph se pronunció abiertamente en sus artículos contra el Führer, llamándolo «burgués»: inicialmente Goebbels se consideró un socialista y un fiel servidor de la clase trabajadora, y también trató a la URSS con reverencia, considerando incluso sagrado a este país. En una reunión de dos horas en Bamberg en 1926, que se dedicó a criticar la cosmovisión de Strasser, Hitler condenó el socialismo, calificandolo de creación de los semitas. El discurso de Hitler decepcionó a Goebbels, en ese momento..

Hitler intentó atraer a Goebbels hacia su lado ideológico, y pronto el Führer lo logró: después de conocer a Adolf, Goebbels cambia por completo su posición sobre la pertenencia al partido, y sobre su antiguo amor por la Unión Soviética. Unos años más tarde, como líder del partido, Joseph volvió a escribir, cambiando la historia de «Michael» y completando la obra «The Wanderer», que se proyectó en Berlín en el otoño de 1927. El único periódico que no criticó a Der Wanderer fue Der Angriff, dirigido por el mismo Goebbels.

Joseph Goebbels: la historia de un hombre acomplejado que hizo de la propaganda la mejor aliada de los nazis
Joseph Goebbels: la historia de un hombre acomplejado que hizo de la propaganda la mejor aliada de los nazis

Goebbels, ministro de Propaganda

La idea misma de la propaganda nazi se le ocurrió a Hitler después de los eventos del Beer Putsch en la década de 1920. Mientras está bajo custodia, el Führer escribe el libro Mein Kampf («Mi lucha»), que refleja el estado de ánimo espiritual de Adolf. A partir de esta experiencia, el 11 de marzo de 1933, el Canciller del Reich decidió crear el Ministerio Imperial de Educación Pública y Propaganda, donde Joseph Goebbels asumió la dirección.

El éxito de la ideología nazi entre los alemanes se debió en gran parte a la brillante oratoria de los líderes del partido, así como a los medios de comunicación. Los pasatiempos juveniles por la literatura y el periodismo cayeron en manos de Joseph. Debido a su legibilidad en psicología y la capacidad de expresar correctamente los pensamientos, Goebbels supo cómo hacer que la multitud levantara la mano con la exclamación de «¡Heil Hitler!»

Paul estaba convencido que al pueblo había que darle mensajes sencillos varias veces, repitiendo una y otra vez lo que quieres sepan, fuera verdad o no, ya que así lo acabarían asumiendo como real. Gracias a los discursos de Goebbels, estallaron sangrientas batallas en las calles alemanas entre comunistas y nacionalsocialistas. El 14 de enero de 1930, miembros del Partido Comunista (Unión de soldados de primera línea roja) dispararon fatalmente en la cabeza al hijo del sacerdote, Horst Wessel. Esta noticia hizo feliz a Goebbels, porque gracias a la ocasión informativa, Joseph pudo poner a la sociedad en contra de los ‘untermensch’, ‘subhumano’, o judíos, pertenecientes al Partido Comunista.

Después de la muerte de Hitler, Josef esperaba escapar, pero la Unión Soviética se negó a negociar. El cobarde  propagandista, junto con sus hijos y su esposa Magda, se trasladaron a un búnker en Berlín. En la primavera de 1945, a pedido de Magdalena, los seis niños reciben inyecciones de morfina en el búnker y se les pone cianuro en la boca. Por la noche, Goebbels y su esposa salen en busca de sales de ácido cianhídrico. Aunque realmente, no se sabe nada sobre el asesinato de los niños y el suicidio de los cónyuges Goebbels: el 2 de mayo de 1945, los soldados rusos encontraron los restos carbonizados de siete personas.

DEJA UNA RESPUESTA