Tal y como informábamos el pasado mes de octubre, el futbolista del Adelaide United Joshua Cavallo anunció su homosexualidad en un emotivo vídeo, a pesar de que en el fútbol profesional existe un gran tabú al respecto.

El anuncio de Cavallo generaba una oleada de apoyo de su entorno más cercano, entrenadores, compañeros de equipo y redes sociales, a la que se sumaban jugadores como Gerard Piqué, Antoine Griezmann, Raphaël Varane, el exfutbolista australiano Craig Foster o Javi López. Desde las cuentas oficiales del Everton, el Barcelona, el Tottenham, el Chelsea o el United también mostraron su apoyo al jugador.

Tres meses después el jugador sigue recibiendo amenazas e insultos, tal y como sucedió este mismo sábado durante el partido de la A-League entre su equipo, el Adelaide United, y el Melbourne Victory.

Josh Cavallo denuncia los insultos homófobos recibidos en un partido
Josh Cavallo denuncia los insultos homófobos recibidos en un partido

El futbolista publicó en sus redes sociales: «No voy a fingir que no vi ni escuché los insultos. No hay palabras para decirte lo decepcionado que estoy. Esto no debería ser aceptable y debemos hacer más para responsabilizar a la gente. Nunca me disculparé por vivir mi verdad y, más recientemente, quien soy fuera del fútbol».

La petición de Cavallo a Instagram y Twitter

Cavallo también sufre descalificaciones en redes sociales y por eso pidió a Instagram y Twitter que cuiden y eviten que se pueda ofender libremente: «Para Instagram y Twitter, no quiero que ningún niño o adulto tenga que recibir los mensajes odiosos e hirientes que yo he recibido. Sabía de verdad que siendo quien soy me iba a encontrar con esto. Es una triste realidad que sus plataformas no están haciendo lo suficiente para detener estos mensajes».

«A todos los jóvenes que han recibido insultos homófobos, mantened la cabeza alta y perseguid vuestros sueños. El fútbol es un juego para todos, sin importar quién eres, de qué color es tu piel o de dónde vienes», zanjó.

Ambos clubes condenaron lo sucedido y han asegurando que están trabajando con las Ligas Profesionales Australianas para investigar el incidente. «El Adelaide United se enorgullece de ser un club de fútbol inclusivo y diverso, y ver a uno de nuestros jugadores sometido a abusos homofóbicos es decepcionante y perturbador», ha dicho el club. «Continuaremos trabajando con las Ligas Profesionales de Australia y Melbourne Victory para identificar a los perpetradores y procesarlos en consecuencia», ha añadido.
Por su parte, la Liga Profesional Australiana ha mostrado su apoyo al futbolista y tiene la intención de castigar a cualquiera que se encuentre involucrado: «Nuestros jugadores, personal y aficionados tienen derecho a sentirse seguros dentro y fuera del campo», ha dicho Danny Townsend, director general de la APL. «No hay lugar para la intimidación, el acoso o el abuso en el fútbol australiano y tenemos tolerancia cero para este comportamiento dañino», ha agregado.

DEJA UNA RESPUESTA