Joven egipcia condenada a tres años de cárcel por masturbar a un mono

La joven egipcia Nesma “A” ha sido condenada a tres años de cárcel por masturbar a un mono en la ciudad de Mansura (norte) y difundir un video en las redes sociales que ha causado un auténtico tsunami en el país.

Cuando las imágenes del onanismo llegaron a los ojos del general Mohamed Haji, jefe de Seguridad de la provincia de Dajaliya, el militar montó en cólera y azuzó a la Fiscalía para que diera un castigo ejemplar a Nesma, de 25 años de edad, por su inaceptable conducta inmoral, informó el pasado viernes el diario cairota Al Aharam (Las Pirámides).

La fuente agregó que el tribunal condenó a la muchacha a tres años de prisión tras hallarle culpable de “incitar al libertinaje” dando “placer obsceno” a un primate que se encontraba encima de una jaula en una tienda de venta de mascotas.

Nesma “A”, natural del pueblo de Aga, cercano a Mansura (Delta de El Nilo) admitió que había masturbado al macaco pero sin intención de cometer “ningún acto libidinoso” ni querer “promover la prostitución”, como consta en el acta de los jueces.

El video, considerado porno por las autoridades, se ha hecho viral en todo el país de El Nilo y, especialmente, en escuelas y universidades, algunas laicas (como la universidad americana de El Cairo, la Alianza Francesa, el Instituto Goethe, etc.), y otras religiosas patrocinadas por el clero islámico.

La opinión pública egipcia está dividida entre los que piden clemencia para la chica, ama de casa, y los que exigen para ella una condena más dura “no por respeto a los monos” (los musulmanes todavía rechazan las teorías evolucionistas de Darwin), sino por “pervertir a la juventud” en un país en el que el sexo, tanto con animales como con personas, sigue siendo tabú.

Nota: En el Egipto faraónico era corriente la practica de la zoofilia, la más frecuente la de una mujer (sacerdotisa o de la familia real) acoplándose en público a un macho cabrío, reencarnación del dios Amón, según cuenta el historiador griego Heródoto en su segundo libro de historia “Euterpe”.

 

mm
Retrato de Javier Cortines realizado por el pintor Eduardo Anievas. Este escriba es el autor de la trilogía "El Robot que amaba a Platón", obra que no gusta nada a las editoriales consagradas al dios tragaperras por su espíritu transgresor y que se puede leer gratis en su blog:nilo-homerico.es/reciente-publicacion., en cuya portada se puede escuchar, además, la canción de Luis Eduardo Aute "Hafa Café".

Deja un comentario