La joven iraní Yasman Aryani ha sido condenada a 16 años de cárcel por repartir flores en el metro de Teherán y decir a las pasajeras que llevar velo, cubriéndose el rostro, debería ser algo opcional, nunca obligatorio, informó hoy Amnistía Internacional.

La chica grabó lo que estaba haciendo y lo subió a las redes «para concienciar a sus compañeras» del derecho a la libertad de la mujer, pero las autoridades la detuvieron y la acusaron de «hacer propaganda contra el sistema e incitar a la prostitución».

La policía ha amenazado a la muchacha con apresar a sus hermanos pequeños y a su padre si no comparece ante las cámaras arrepintiéndose y pidiendo perdón por grabarse con el rostro desnudo y violar la ley islámica.

En Irán han sido detenidas este año cientos de mujeres, algunas condenadas a recibir cien latigazos, por defender los derechos humanos y, en especial, las reivindicaciones feministas.

En el país de los ayatolás las niñas deben llevar el hiyab (velo) a partir de los nueve años, bajo pena de multa o condenas de dos meses de privación de libertad en centros de reeducación de menores.

AI ha recogido hasta ahora 100.000 firmas para exigir la liberación de Ayasaman Aryani.