El 3 de agosto de 2020, la Casa del Rey hizo pública una carta en la que Juan Carlos I, dirigiéndose a su hijo el Rey, informaba de su voluntad de salir del país debido a la repercusión pública creciente de «ciertos acontecimientos pasados» de su «vida privada». Con ello parecía aludir a las investigaciones abiertas en Suiza y en España sobre los supuestos fondos de Juan Carlos I acumulados en paraísos fiscales.

Por su parte, el Rey, a través del mismo comunicado, resaltaba la importancia histórica del reinado de su padre y le mostraba su «agradecimiento» por la decisión tomada. Tras conocerse la noticia, diversos medios especularon con la posibilidad de que cuando la carta se hizo pública Juan Carlos en realidad ya había abandonado el país.

Y así era. En un primer momento, ni desde la Casa del Rey ni desde la presidencia del Gobierno se quiso desvelar el paradero del rey emérito. El Gobierno, a través del ministro del Interior Fernando Grande Marlaska, vino a reconocer que el Estado español seguía asumiendo el coste del dispositivo de seguridad del padre del Rey en el nuevo lugar de destino.

El 17 de agosto de 2020 finalmente la Casa Real española confirmó que Juan Carlos I se encontraba en los Emiratos Árabes Unidos desde el 3 de agosto, el mismo día que fue anunciada su decisión de abandonar España y fijar su residencia en otro país.

Informan que Juan Carlos I busca otro país para seguir en el exilio
Informan que Juan Carlos I busca otro país para seguir en el exilio

Exilio de Juan Carlos I a EE.UU. o República Dominicana

Ahora, según señala El Español, el padre de Felipe VI busca un lugar para continuar con lo que todo el mundo asume ya como un exilio forzado. Entre sus posibles destinos está Florida en Estados Unidos o República Dominicana, ambos bajo la generosidad y hospitalidad de sus amigos los hermanos Fangul, que hace poco revelaban en una entrevista para un medio de comunicación americano que hablaban cada día con él por teléfono.

«Él siempre dice que va a volver. Ahora, ¿cuándo? No lo sé. Espero que pronto. Él sabe que en mi casa está invitado. Cuando quiera. En Palm Beach, en Casa de Campo o en el barco. Tenemos planes de viaje constantemente. Pero siempre hemos hablado de visitas, no de vivir en el otro lado. Para él su residencia es España y siempre lo será», sentenciaba uno de los hermanos.

Sin embargo, fuentes cercanas la Zarzuela señalan a El Español que el rey emérito no lo tiene tan claro. «Siento utilizar esta expresión pero es la que más se ajusta a la realidad de Juan Carlos I. Éste sólo vuelve ya con los pies por delante. Si es que cada día es una cosa distinta y me temo que esto no acaba más que empezar. Hemos tenido muchos viajes, muchas cacerías y muchas cosas y si empiezan a salir habrá que empezar otra vez a achicar agua y remar para que no se hunda el barco (haciendo referencia a la Casa Real)», señalan.

«De seguir la situación como está, el padre debería permanecer lejos, incluso morir si llega el momento y ya se verá cómo se soluciona cuando empiece a salir lo del resto porque no creo que una cría como Vicky (se refiere a la hija pequeña de la Infanta Elena, Victoria Federica) haya sido la que más se haya beneficiado de la generosidad del mexicano y sus tarjetas», indican a El Español.